EL MAESTRO ES BOCA

El Xeneize, frente a Sarmiento, dio una clase de cómo salir airosos de situaciones adversas y ganó un partido, que vale más que tres puntos.

En la primer mitad, lo jugó y en el complemento lo aguantó.
La nota triste de la jornada, la grave lesión de Marcos Rojo.

No era una parada fácil para el Xeneize la de ésta tarde. En los primeros 45 minutos jugó de maravilla y fue el dueño absoluto del partido.
En 23 minutos Óscar Romero, de lo mejor en esa primera etapa le metió un pase bárbaro a Langoni que pisó el área y enganchó ante la salida del arquero local que se lo llevó puesto y Facundo Tello, árbitro del encuentro marcó el claro penal. Un minuto más tarde, Sebastián Meza, le tapó el penal a Marcos Rojo, que dos minutos más tarde, solo giró mal su rodilla y debió salir de la cancha con claros gestos de dolor, dejando en claro que el diagnóstico no es para nada bueno. Tres minutos fatales para Marcos y para todo el equipo.

Desde la salida del central, el equipo de la Ribera cayó en un bache y Sarmiento se animó y tuvo chances para ponerse en ventaja.
Cuando el primer tiempo se iba y luego de una gran tapada de Agustín Rossi a un remate de Lísandro López, llegó la contra letal. Christian Medina condujo y soltó para Pipa Benedetto que asistió de primera a Langoni que punteó fuerte al primer palo para poner el 1-0 con el que Boca se iría al vestuario.

En el complemento, el equipo de Hugo Ibarra tuvo cuatro chances muy claras para ampliar el resultado, pero por mérito del arquero local o mala puntería no logró justificar en el resultado lo hecho en cancha.

En los últimos minutos, producto del cansancio y los cambios que no salieran, Boca se quedó y lo sufrió por demás.
Es más Rossi, otra vez volvió a decir presente cuando la batiseñal cuando el equipo lo necesitaba y Batman respondió con creces.
En la última jugada le sacó el gol al arquero Mesa, que fue a buscar el último centro y le dio de volea para que el batiarquero se luzca.con, quizás, la tapada del campeonato.
Campeonato, que está ahí, al alcance de la mano.
Boca lo lidera porque tiene en sus filas pilares de hierro que sostuvieron al equipo en diferentes pasajes de un campeonato, que está a diez días de finalizar.
Rossi, Rojo, Fabra, Benedetto y el aporte de los pibes. Los mocosos Varela, Medina, Langoni y Morales, que se hicieron grandes a fuerza de fútbol y carácter.

Boca se merece esta liga porque se repuso a la adversidad y a las distintas y dificultades que se le fueron presentando. No sólo a lo largo del certamen sino a lo largo de los encuentros.

El domingo en Rosario, si se dan una combinación de resultados, será… otra vez, el mejor del fútbol argentino.

Fede Perez Rivero
@FedePR12