CON V DE VUELTA…

Boca venció con lo justo a Vélez en la Bombonera y se trepó a la punta del campeonato. Rossi la descosió en el arco, el negro Ibarra la pegó con los cambios y el Toro Morales volvió a mojar.

El domingo arrancó con grandes noticias para el Xeneize. Desde Paraná llegaban noticias que acrecentó la expectativa de una Bombonera en puro estado de ebullición.
La derrota de Atlético Tucumán a manos de Parronato provocó la primera gran explosión de los 50 mil hinchas que nuevamente dijeron presentes en el templo boquense.

Ahora era el turno del Xeneize de hacer bien los deberes ante un Velez que se plantó bien arriba y tuvo las chances más claras en un primer tiempo que se jugó a lo que propuso el equipo de Liniers.

En el complemento parecía que el trámite del partido sería el mismo, de hecho Batman volvió a responder a la batiseñal
Y evitó en tres ocasiones el arco auriazul.

El Negro Ibarra movió el banco, afuera Pipa Benedetto, Martin Payero y Pol Fernández. Adentro Luis Vázquez, Christian Medina y el Toro, Gonzalo Morales.

Boca creció en fútbol y en entrega. Las divididas comenzaron a ser ganadas por los mediocampistas boquenses y al ritmo de la hinchada que empujó con su aliento, llegó el ansiado triunfo.
En casi 34 minutos, tras una jugada que se ensució en el área, Alan Varela limpió con categoría al Toro Morales para que defina ante la salida de Hoyos y haga delirar a la Bombonera.

Diez minutos más tarde, Francisco Ortega golpeó sin pelota a Luis Advíncula y el Pistolero Vázquez, pecó de ingenuo y respondió a la agresión contra su compañero con un empujón sobre su rival. Lo que derivó en lo que todos esperábamos: la hecatombe, la debacle total. Una sucesión de hechos bochornos que trajo consigo empujones de un lado y del otro. Al terminar la bataola, Patricio Loustau expulsó también a Valentín Gómez y en cancha quedaron 10 contra 9 para no jugar a no jugar lo que quedaba de partido.

Con el silbatazo final, se desató la fiesta en La Boca. El equipo del Negro Ibarra a falta de cinco fechas llegó a lo más alto del campeonato y ahora sí, depende de si mismo para conquistar el título.

Entre semana, Boca se juega otra final, va al bosque platense para visitar a Gimnasia que busca meterse en puestos de Libertadores y se hará muy difícil a éste Boca que está listo para ir por todo.

Fede Perez Rivero
@FedePR12