EL PATRÓN DE MENDOZA

Boca tuvo una semana perfecta en Mendoza. A la victoria por Liga ante Godoy Cruz, le sumó la reciente ante Quilmes por 3-2, que lo mete en semifinales de la Copa Argentina, donde lo espera Patronato, que horas antes, se cargó a River en la tanda de penales.

Pasó de todo en Mendoza , el día había empezado con la triste noticia del accidente sufrido por un grupo de hinchas que viajaba en micro desde Buenos Aires y la consecuente muerte de una de las simpatizantes como consecuencia de las graves heridas sufridas por el siniestro.
En lo estrictamente deportivo, Boca fue un festival de mitad de cancha para adelante y un desencanto en defensa, quizás por mérito de Quilmes que se plantó bien arriba y le propuso un partido golpe por golpe al Xeneize.

En el primer tiempo en total hubieron catorce situaciones de gol. Siete para cada equipo.

En tres minutos de partido Julian Bonetto anticipó a Chelo Weigandt y posteriormente la colgó en el ángulo izquierdo de Javier Garcia.
Cuatro minutos más tarde, tras el córner pateado por Óscar Romero y la asistencia de Christian Medina Pipa Benedetto la mató con el pecho y definió con categoria ante varias piernas cerveceras. Cinco minutos más tarde Fernando Evangelista cabeceó en soledad y la pelota pasó cerca del arco boquense.

Posteriormente, tras una mala entrega de Facundo Roncaglia, Batista definió ante la salida de Javi Garcia y la pelota pasó rozando el palo derecho del arco boquense.
Minutos más tarde Medina cabeceó al cuerpo del arquero Esteban Glellel, tras una gran jugada colectiva que inició con un caño el paraguayo Romero. Más tarde, luego de una recuperación con asistencia incluida de Esteban Rolón, el Toro Morales se perdió un mano a mano increíble, pero tendría revancha en la jugada siguiente.
En 34 minutos tras un gran centro de Agustín Sandez, el pibe que había debutado el pasado viernes en ésta misma provincia, marcaba de frente al arco para poner arriba al Xeneize, que seguiría sufriendo en defensa. Antes de finalizar la primera etapa, Javier Garcia le tapó un disparo a quemarropa a Batista para evitar el empate cervecero y así irse al descanso en ventaja.

Ya en el complemento y cuando no pasaba mucho. Se juntaron los mocosos. Medina soltó con sutilesa a Morales, que con medio pase y medio tiro al arco, asistió a Langoni, que habia entrado hacia 2 minutos por Benedetto, y ya estaba anotandose en el score y poner el transitorio 3-1.
Cinco minutos más tarde, Mariano Pavone anticipó al Pampa Aranda y descontó para el cervecero.
Por si le faltaba algo al pqrtido en casi 22 minutos, cuando Quilmes empezaba a empujar, sus propios hinchas provocaron incidentes lanzando piedras y botellazos contra la platea cubierta que era ocupada por hinchas de Boca y el patrido tuvo que detenerse casi veinte por los instantes ocasioandos por los hinchas quilmeños, que terminaron enfrentándose con la policía mendocina.

Una vez reanudado el partido, Boca tuvo dos chances muy claras para liquidar el partido. Dos veces el Toro Morales remató al palo. La primera, tras una gran jugada individual de Langoni y posteriormente luego de una gran asistencia de Christian Medina. El equipo del Negro Ibarra terminó sufriendo en los últimos minutos los embates del equipo bonaerense que fue con más empuje que claridad.

Boca sacó adelante un partido durísimo, nuevamente con gran aportr de los pibes ante un dignisimo rival que le dio dolores de cabeza.

Para que tengamos noción de cómo terminó el partido Boca en cancha, 10 de 11 son producto de la cantera del club. Made in Boca, a excepción de Óscar Romero. Mérito de ésta gestión que no pone pibes en cancha para venderlos, sino en pos del rendimiento deportivo del club.

El club de la Ribera ya sabe que el 19 de octubre enfrentará al patrón entrerriano por un lugar en la final del 29 de octubre. Antes de ésto enfrentará a Vélez y a Gimnasia para afianzarse en la recta final del torneo local, que lo tiene peleando palmo a palmo por el título con Atlético Tucumán.

Fede Perez Rivero
@FedePR12