Había que gritar (y ganar)

Boca venció con lo justo a Talleres por un tanto contra cero y se acomodó en la tabla de la liga.

Parecía ser una noche intensa por los últimos acontecimientos de los últimos diez días. Pero la Bombonera recibió y alentó al equipo como si no hubiera existido la eliminación ante Corinthians, la salida de Sebastian Battaglia como DT del equipo y las posteriores declaraciones de los referentes y otros miembros del CDF.

La Bombonera fue una fiesta de principio a fin y apoyó en todo momento. El hincha de Boca es especial y cada día más grandioso.

En la cancha muchos jugadores demostraron estar bloqueados. El ejemplo más claro es de Darlo Benedetto que a los seis minutos de haber comenzado el encuentro volvió a fallar un penal. Esta vez su remate se estrelló en el travesaño.

Preocupante desempeño del peruano Zambrano que la pasó muy mal cuando tuvo que marcar a Federico Girotti y al colombiano Valloyes.

Lo más destacado se vio en los pies y la entrega de Alan Varela y de Sebastian Villa.

El único tanto del partido lo convirtió de penal Marcos Rojo cuando faltaban diez minutos para el final del partido.

El ahora equipo del Negro Ibarra se acomodó en la tabla y se sacó la mufa luego de varios días de angustias y turbulencias.

Fede Perez Rivero
@FedePR12