NOS EMPATAMOS NOSOTROS MISMOS Y EL VAR

Boca igualó en uno con Lanus en la Bombonera y sigue sin convencer desde el juego.

El equipo había tenido un gran arranque con tenencia de pelota, juego asociado y llegadas muy claras contra el arco granate y en cinco minutos ya ganaba uno a cero con un tanto de Sebastian Villa de casi 35 metros que se desvió en un defensor granate. Pero con el correr de los minutos el buen fútbol se fue diluyendo y la merma en el nivel del equipo se terminó de profundizar.

En casi 25 minutos Brian Aguirre tomó mal parada a la defensa boquense y tras ser derribado por Javier Garcia, Pepe Sand marcó con el arco a su merced. En los últimos minutos de esa primera etapa se vio una pálida imagen de Boca que fue dominado por un Lanús más adelantado en el campo.

La salida por lesión de Gastón Ávila complicó aún más la situación. Battaglia decidió reemplazarlo por Chelo Weigandt e improvisar con Advincula como primer marcador central. El pobre Luis estuvo más perdido que turco en la neblina en su nuevo rol.

Para el complemento de forma increíble e inexplicable, Battaglia saca de la cancha a Óscar Romero, de lo más claro durante el primer tiempo y en su lugar ingresó Jorman Campuzano.

En los últimos 45 minutos, varios jugadores por no decir todos estuvieron desconectados y en varios pasajes del partido se mostraron con desgano. En 30 minutos el poste salvó a Boca luego de un remate cruzado de Matias Pérez.
En los últimos minutos del juego con más empuje que ideas el equipo lo fue a buscar con muchos pelotazos pero no logró quebrar la defensa visitante.
Un dato no menor, en casi 42 minutos y, tras una disputa con Fabra en el vértice del área, a Ángel González le pega de forma muy clara la pelota en su brazo. Facundo Tello dio córner y el VAR decidió no llamarlo para que revisara dicha acción que debió ser sancionada con penal.

Aquí haré un paréntesis. Podremos discutir lo hecho en cancha por Boca y si a mereció o ganar el partido. Pero eso no quita que hoy, y con el VAR como herramienta de asistencia, a Boca lo privaron de tener un clara chance de ganar el partido a través del tiro penal que no quisieron sancionar.

Desde lo fútbolistico es más de lo mismo. Boca es un equipo ciclotimico al que le cuesta horrores generar fútbol con constancia y sufre severas distracciones en defensa. Otros dos puntos perdidos en casa. Puntos muy sensibles que pueden inclinar la balanza en la clasificación a los playoff de ésta copa de la liga.

Fede Perez Rivero
@FedePR12