A LOS 19 AÑOS DE EDAD EN UNA GUERRA CONTRA LOS INGLESES

Fernando Bernardo, radicado en Tucuman, es hincha de Boca, se recibió de Ingeniero, formó su familia, ya convertido en abuelo, tuvo un punto de quiebre en su vida a poco de haber cumplido su mayoría de edad. Fernando, “pelusín”, es mi primo y nos cuenta donde lo encontró aquel 2 de abril de 1982.

“Recién había entrado al servicio militar, estaba en Puerto Belgrano en el Batallón Antiaéreo donde habíamos hecho la primer instrucción, llevaba ahí aproximadamente un mes y medio. Recuerdo que estábamos en una carpa y a media mañana nos avisan que habíamos recuperado las islas Malvinas. Tenía 19 años recién cumplidos”.

Reconoce que la decisión de que los lleven a Malvinas lo tomó por sorpresa “pensé que no iba porque hacía unos días que había llegado al batallón, era chofer de camión, supuse que iba a ir gente preparada, con mas experiencia, nosotros habíamos hecho 5 o 6 tiros con fusil y no sabíamos ni como poner el cargador, pero el comandante nos habló y nos dijo que íbamos a ir todos, todos, y nos trasladaron en avión hacia las islas”.

Nacido en Santiago del Estero de clima caluroso, pelusin nos habla del clima malvinense, “mirá ya sentía frío en Bahía Blanca. Llegamos a las islas el día 12 de abril en un día soleado, pero a pesar del sol sentía que estaba adentro de una heladera. Como Infante de Marina de zona sur teníamos buen equipamiento, pero había conscriptos del ejercito correntinos que los habían traído con la misma ropa de zona calurosa, solamente les habían dado unas camperas. En general los de la infantería de marina estábamos bien armados y bien protegidos contra el frío, pero estar a la intemperie te termina quebrando”.

“Cuando llegamos yo ni conocía la geografía, veía que no había arboles. Armamos nuestros cañones alrededor de Puerto Argentino, a 5 kilómetros, teníamos que cavar pozos de zorro que se nos llenaban de agua. Sufrí congelamiento de pie, estuve a punto de que me corten unos dedos. Vivíamos en un pozo con una temperatura bajo cero todos los días con viento y aguanieve”.

“Pero cuando estaba nublado el único aliciente que teníamos era que no volaban los aviones y por lo tanto no nos bombardeaban, porque constantemente nos bombardeaban los aviones y los barcos”.

“No estábamos enterados de lo que pasaba en el continente, para comunicarnos teníamos una radio de campaña y recuerdo que los kelpers nos interferían con música de Queen sin saber que eso a nosotros eso no nos bajaba la moral porque era la época dorada de Queen”.

“No sabíamos que se jugaban los partidos de Boca, de la selección, me sentía como preso incomunicado, no sabíamos que se estaba jugando el mundial.  Cuando caímos prisioneros los ingleses nos hablaban de las maravillas que hacía Maradona. Eran futboleros como nosotros y nos contaban de que equipo eran hinchas y nos preguntaban de que equipo eramos nosotros. Estaban fascinados con Diego”.

“LOS INGLESES ESTABAN FASCINADOS CON DIEGO”

Los aviones de la Armada Argentina Super Etendard estaban equipados con misiles Exocet y provocaron muchos hundimientos a la flota británica, pero la sorpresa fue que se  re adapto una plataforma para ser lanzado desde tierra y con ello se hundió el HMS Glamorgan que había estado bombardeando las posiciones argentinas en la isla. Aquel hundimiento “lo vivimos con euforia, esa plataforma fue un invento argentino del que los ingleses no sabían, por eso estuvo muy bueno” ( la entrevista se interrumpe porque lo invade la emoción).

“Tras la guerra, el recibimiento en el continente fue nulo era como volver derrotados de un mundial de fútbol, nadie nos vio, solamente nuestros parientes”.

“Con el tiempo la gente empezó a darse cuenta de la gesta, que no tuvimos nada que ver con la dictadura, fuimos la excusa para que se termine la dictadura. No fui militar estuve en ese momento nada mas y me parecía injusto que nos pusieran con esa gente que le hizo mal al país, pero hoy en día si estamos bien reivindicados”.

Sobre el partido del mundial 1986 en México, cuartos de final contra Inglaterra (2-1) en el que Maradona convirtió los dos goles “fue especial para nosotros, en la guerra siempre estuvimos en desventajas de fuerzas y que Diego haya echo el gol 11 contra 11 nos hizo pensar que a igualdad de condiciones nosotros tambien hubiésemos podido. Fue muy especial como todos los partidos que tenemos contra los ingleses”.

“En el partido contra Inglaterra del Mundial 1986 me emocioné mucho, lloré, sobretodo por mis compañeros caídos”

“Con el tiempo el tema suicidios (post guerra) fue decayendo, pero hay muchos compañeros que están enfermos. Luchamos todos los días para que el PAMI que es la obra social que nos alberga no siempre nos ayude, hacemos colectas, estamos a la par de los compañeros”.

Gustavo Pereyra @gopereyra