EL TRACTOR AMARILLO

Boca venció a River en el Monumental por un tanto contra cero con gol de Sebastian Villa y se quedó con el Superclásico. Agustín Rossi la gran figura de la noche, atajó hasta el viento.

Después de cinco largos años, el Xeneize se lleva loa tres puntos de su visita al Gallinero. Lo habíamos dicho en la semana, lo conseguido en La Plata ante el Pincha, habían sido más que tres puntos. Boca, en momentos de muchas dudas, creó confianza y a raíz de esa confianza valentía para construir grandes victorias como la de hace siete días en 57 y 1 y como la de hace instantes en el Antonio Liberti.

El equipo de Sebastian Battaglia jugó un muy flojo primer tiempo y no habia pateado al arco de su rival. Del otro lado River tuvo dos chances de gol muy claras. Primero en los pies de Julian Álvarez que se fue desviado y luego Agustín Rossi le tapo un mano a mano a Ezequiel Barco. Luis Advincula la pasó muy mal por su banda y estuvo al borde de irse expulsado.


En el entretiempo, Battaglia vio lo que todos vimos y decidió sacar de la cancha al peruano para que en su lugar ingrese Jorge Figal y por un Benedetto afectado por líneas de fiebre, ingresó Luis Vázquez que hizo todo bien.

Ya de arranque en el complemento, la postura de Boca fue otra. Piso firme en campo rival y hasta se animó a jugar al fútbol.

En nueve minutos el Pistolero Vázquez asistió de gran forma a tractor Villa que intuyó que González Pires podría dudar en la cobertura y se lo comió como un Pac-Man para luego eludir a un dubitativo Armani y definir con el arco a su merced.
Con la ventaja, el Xeneize agiganta su confianza y creó otras tres situaciones muy claras de gol que pudieron haber liquidado el partido.

El León Battaglia apostó a Óscar Romero y Jorman Campuzano para darle frescura y quite al mediocanpo en lugar de Christian Medina, que se corrió la vida y un Áaron Molinas que con sus jóvenes 21 años se bancó ser la manija del equipo.

Del otro lado, Marcelo Gallardo, movió fichas y River fue más entusiasmo que fútbol. En ese entusiasmo riverplatense, y con un JuanFer Quintero como bandera, llegaron las chances mas claras para el equipo local y cuando parecía que el empate llegaría, la Batiseñal se posó sobre el cielo del Monumental y Batman Rossi acudió al rescate con cinco pelotas impresionantes. Una mejor que otra para sostener la victoria del equipo visitante.

Seba Battaglia hoy se recibió de técnico de Boca, ganó su primer clásico y nada menos que en Figueroa Alcorta y Udaondo ante el rival de toda la vida. Quizás en el momento menos pensado, cuando muchos ya lo veían fuera del club luego de un arranque de temporada con muchas dudas.

Boca por ganas y entusiasmo, se llevó por delante a River como un tractor amarillo se lleva por delante una cosecha y pide pista para seguir construyendo páginas de gloria.

Fede Perez Rivero
@FedePR12