SE DESINFLÓ

Boca cayó 1-0 ante Huracán de local, jugando horrible y sin generar situaciones de gol concretas. El nivel irregular del equipo hace que el futuro sea incierto y en dos semanas, River lo espera en el Monumental.

La cancha esta colmada, había globos y mucho colorido en las tribunas. Había clima de clásico o de final de campeonato. La expectativa por volver a ser local en la Bombonera era grande. Tanto o un poco menos que la desilusión que desató el equipo a lo largo de los casi 96 minutos que duró el encuentro.

Para que tengamos noción de lo visto hoy en cancha; el Xeneize tuvo una sola situación clara de gol recién a los 88 minutos. Del otro lado el Globo tuvo dos chances y con eso le alcanzó para llevarse una victoria en La Boca después de 12 años.

Boca no tuvo generación de juego, no logra hacer tres pasos seguidos con claridad y el nivel de varios jugadores es cada vez más bajo.

Hay jugadores que francamente aún no logran justificar su presencia en cancha y piden a gritos salir del once. En la tarde de hoy Óscar Romero, con muy poquito, demostró que al lado de sus compañeros es Kevin De Bruyne.

En defensa da muchas ventajas en cada pelota parada y en los centros cruzados. Hoy Huracán le ganó siempre por arriba, incluido en el gol del uruguayo Coccaro.

Sebastian Battaglia no logra moldear una idea de juego y armar un equipo dentro de un plantel aparentemente jerarquizado en éste último libro de pases.

Lo más alarmante es que parece que Boca no tocó fondo y en dos semanas debe ir a la cancha de River para disputar el superclásico. Ah ! Y en abril deje disputar la fase de grupos de la Copa Libertadores. O Battaglia cambia ahora o el semestre será una cuestión perdida.

Fede Perez Rivero
@FedePR12