EL ARCO DEL TRIUNFO

Boca sacó un triunfazo de la galera ante Argentinos Jrs y está en la final de la Copa Argentina. Agustín Rossi y Luis Vázquez, responsables de esta clasificación uno en cada área.

Los primeros 45 minutos fueron muy parejos. Boca comenzó presionando bien arriba la salida del conjunto de La Paternal, pero se fue desinflando con el correr de los minutos y perdió el control de la pelota y de la mitad de la cancha.
Las más claras las tuvo el Bicho en los pies de Moyano a los 23 minutos con un remate que se fue rozando el poste derecho de Agustín Rossi y un gran remate de Carabajal, que el arquero boquense desvió con sus dedos al córner.
Boca recién llegó con peligro a los 31 minutos con un cabezazo defectuoso del Cali Izquierdoz sobre el segundo palo, luego de una gran jugada individual de Christian Medina.

El trámite en el complemento no cambió mucho. Es más, Boca sufrió en gran parte del segundo tiempo. En los primeros instantes de la última etapa, Christian Medina perdió una pelota en defensa y Carabajal reventó el palo izquierdo de Rossi y más tarde el paraguayo Ávalos cabeceó sólo apenas desviado ante la apática intervención del peruano Zambrano.
En diez minutos del complemento Agustín Almendra le puso un pase digno de crack a Pavón que buscó a Vázquez, que no pudo conectar luego de un gran corte de Torrén.
Cinco minutos más tarde y con una pelota parada el Pistolero cargó el 38 y disparó la única bala que tuvo en toda la noche para poner el 1-0.

Párrafo aparte merece Agustín Rossi, que hoy atendió a la batiseñal y respondió con tres intervenciones tremendas para sostener el triunfo.
Primero le tapó un tremendo mano a mano a Reniero y más tarde atajando un cabezazo a Gabriel Ávalos y posteriormente tapándo un disparo de lejos ya en tiempo de descuento.
El arquero boquense tiene estas cosas. Tiene errores muy groseros y al partido siguiente parece un súper arquero. Podríamos decir que Rossi es como Luis Sandrini, te hacia reir y llorar sin término medio.

Boca ganó un partido con más oficio que fútbol. Quizás hasta sin merecerlo por momentos. Pero lo ganó y está en la final de la Copa Argentina que no sólo otorga una estrella, sino también el pasaje directo a la fase de grupos de la Copa Libertadores.
El Xeneize está a noventa minutos de cumplir con el objetivo que se planteó hace unos 10 días, terminar el año con un título y volver a jugar el máximo certamen continental en 2022.

Fede Perez Rivero
@FedePR12