UNA NOCHE DE TERROR

Boca tuvo su noche de Halloween anticipada y perdió en la Bombonera uno a cero ante Gimnasia. Una vez más Agustín Rossi volvió a ser el villano de turno.

Era una noche muy emotiva por los distintos homenajes que se le rindieron a Diego Maradona en el día que hubiera cumplido 61 años. La Bombonera fue un manojo de emociones hasta que llegó el momento Rossi de cada encuentro.
A los 17 minutos, el arquerito barrió dentro del área al colombiano Carbonero, cuando éste se iba abriendo, luego de haber superado unos pocos metros atrás a Luis Advincula y ya no le quedaba resto para seguir encarando hacia más adelante.
El penal fue tan insólito y evidente que hasta varios hinchas en la cancha casi que lo pidieron.
Dos minutos más tarde el Pulga Rodriguez lo cambió por gol y la noche se volvió tensa y dramática.

Minutos más tarde, Agustín le entregó una pelota a un rival cerca del área provocando un segundo gol Tripero.

El actual arquero pedía a gritos que termine el primer tiempo.

Encima lo encontraron adelantado y le patearon de casi 40 metros y la pelota rozó el ángulo izquierdo.

Boca no podía generar chances claras. El primer remate se dio a los 28 minutos en los pies de Christian Medina que atrapó el arqueo Rey.

Los minutos finales de esa primera etapa fueron un desconcierto total del equipo de Sebastián Battaglia.

En casi 48 minutos, tras un ‘ contragolpe del Lobo, Zambrano se equivoca en el corte posibilitando una nueva llegada del equipo visitante en ataque.

Increíblemente la más clara para el Xeneize se dio en la última jugada de esos alarmantes 45 minutos iniciales. Agustín Almendra en una patriada remató de afuera del área y la pelota rompió el travesaño.

En el complemento Boca levantó, pero volvió a carecer de claridad.
Christian Pavón ingresó por Áaron Molinas para formar un claro 4-3-3 en cancha.
Battaglia apostó por abrir la cancha y el Xeneize mejoró notablemente. Poco a poco y con atajadas casi espectaculares, Rey fue convirtiéndose en la figura de la noche y sellando el árco del equipo platense.
Parecía que el panorama se aclaraba con la expulsión de Braian Alemán, pero el Xeneize no pudo doblegar a su rival que casi no llegó al área en el segundo tiempo.
Boca mereció largamente el empate, pero no lo logró por impericia propia y virtudes del rival que hizo su juego y apostó por aguantarlo con uno menos como pudo.

Boca pierde un partido increíble y ya peligra su ubicación en los puestos de Copa Libertadores. El miércoles en Mendoza ante Argentinos Jrs deberá mejorar muchísimo para llegar a fin de año con algún objetivo por cumplir. Jugando como este primer tiempo tendrá más noches de brujas por delante.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12