¿FLORECE UN CANDIDATO?

Foto: El Gráfico

¡Después de 45 años ! Boca venció en condición de visitante a Atlético Tucumán por dos tantos contra uno.

En el Jardín de la República, la Battaglianeta colocó una semilla fundamental en su camino por esta Liga 2021. El equipo brilló durante casi 55 minutos y luego, apeló al oficio para aguantar los embates de Atlético. Es cierto, está a 8 puntos del líder, pero falta la mitad del campeonato y jugando así es difícil no pensar que puede alcanzarlo.

Fue un excelente primer tiempo el del equipo de Seba Battaglia. Y ésto va más allá del resultado parcial con el cual los equipos se fueron al descanso. El equipo controló el partido y se jugó siempre a su gusto y peaccere.

Con sociedades a lo largo y ancho del terreno el equipo se.mostró compacto y elástico a los costados.
En el costado izquierdo Frank Fabra se asoció con todos los integrantes del mediocampo y con Cristian Pavón en 3/4 de cancha para armar lo mejor del Xeneize en ataque.

En diez minutos Fabra se proyectó hasta el fondo de la cancha y tras ser empujado por su marcador la pelota rebotó en él y se fue afuera. El árbitro Hernan Masttangello podía haber cobrado el tiro libre en favor del equipo visitante, que era lo que correspondía, o darle saque de meta al Decano. Decidió inventar un tiro de esquina en favor de Boca y en dicha jugada Lisandeo López como si fuera un 9 de área, se inventó un golazo. El primer marcador central se encontró con la pelota tras un rebote y giró sin perder el control del esférico para cruzarla al palo más lejano de Christian Luchetti.

Boca, pése al error del árbitro, comenzaba a justificar desde el resultado lo hecho en cancha en ese arranque de partido.

En casi 20 minutos Nicolas Orsini quedó mano a mano con el ex arquero de Banfiel y Boca, e hizo lo que pedía la jugada picarla por encima del arquero nacido en la provincia de Mendoza, la pelota se fue besando el travesaño. El conjunto de la Ribera ya merecía el segundo tanto, que llegaría casi nueve minutos más tarde.
Luego de la salida de un tiro libre entre Pavón y Edwin Cardona construyeron una pared fenomenal y el cordobés desbordó como en otras épocas para habilitar al pibe Rodrigo Montes que sólo tuvo que empujarla al medio del arco para aumentar el resultado y tener su bautismo golpeador con la azul y oro.

Lo de Pavón fue tan bueno en esta primera etapa que pareció ser el Kichan de la temporada 17/18 donde volaba y desbordaba por todos lados. Aquel nivel descomunal le valió su viaje al Mundial de Rusia.

En el complemento el equipo de Sebastián Battaglia, ya con Marcos Rojo en cancha en lugar de Cali Izquierdoz, siguió manejando la pelota y teniendo las mejores chances. En diez minutos, cuando estaba para ponerse 3-0 el árbitro omitió un claro penal por una mano en el área de Acosta y de allí salió una contra que encontró al equipo visitante desbalanceado en defensa. Y la desgracia hizo que Lisandro López, que hizo un gran partido, se lleve por delante el balón y éste termine dentro del arco de Agustín Rossi, que nada pudo hacer.

El descuento si bien le puso suspenso al resultado final del encuentro, el desarrollo no varió demasiado. Boca siguió controlando la pelota y generando las mejores situaciones de gol.
Las modificaciones que realizó Battaglia, no sólo sirvieron para darle mayor frescura y al equipo, sino también aire de cara al encuentro del próximo miércoles por Copa Argentina.
Con Alan Varela por Cardona y Áaron Molinas por Ramirez el Xeneize mantuvo la posesión y distribución de la pelota y con el ingreso de Luis Vázquez por Nicolas Orsini, intentó liquidarlo por arriba.
El ex Lanús que hoy fue titular, tuvo un muy buen partido, pese a no poder convertir. Se mostró siempre vertiginoso por los costados, comprometido en la presión y tuvo chances claras para convertir.

Boca se trae tres puntos importantisimos del Jardín de la República porque siempre demostró temple y dinámica de juego. Y en un campeonato tan extraño, donde el rendimiento de los 26 equipos son irregulares, las tres victorias consecutivas que lleva Boca fuera de la Bombonera no son poca cosa y menos aún inmerecidos.
El equipo lleva 14 puntos de los últimos 18 en juego y ya está séptimo en la tabla de la Liga y hasta mañana, domingo, a sólo unidades de los puestos de Copa Libertadores en la tabla anual.

El próximo domingo a las 20.30 recibirá a Colón, en la Bombonera, ya sabiendo todos los resultados de sus competidores en la lucha por el título y el pasaje a la Libertadores.

Es cierto, está Talleres, el actual líder parece imposible. Pero restan aún 39 puntos por disputarse y jugando así es difícil no pensar que puede alcanzarlo. Los invito a soñar.

Fede Perez Rivero
@FedePR12