SUBAN QUE HAY LUGAR

La Battaglianeta pisó fuerte en Rosario. Después de quince años venció a Central en Arroyito y después de seis meses dio vuelta un resultado. Ah, ya está a tres puntos de los puestos de Copa Libertadores. Suban que todavía hay lugar.

El Xeneize se trae tres puntos importantisimos de su viaje a la Chicago argenta. Pese a comenzar en desventaja y sufrir los embates del equipo local los primeros veinte minutos de partido, Agustín Rossi fue vital para mantener a Boca vivo desde el resultado y el equipo del León Sebastián se acomodó en la cancha y se hizo dueño de la pelota y las mejores situaciones de gol
El cabezazo al palo del Chelo Weigandt fue un anticipo de los que llegaría cinco minutos más tarde. En 35 minutos tras un excelente centro de Agustín Sandez, el Pistolero Vázquez volvió a facturar con la cabeza como ante Patronato para igualar el encuentro e irse en tablas al entretiempo.

El complemento fue todo de Boca. En posesión y en llegadas. Si lo tenemos que trasladar a datos estadísticos Boca tuvo diez córners, seis tiros al arco y un 61 % de posesión. Literalmente lo pasó por arriba y transformó a Jorge Braun en figura.
En 89 minutos Weigandt, que la rompió, construyó una pared de colección con Pavón y tiró un centro al ras que encontró el pie de Fernando Torrent para desnivelar el score en favor del Xeneize.

El 2-1 final está justificado desde todo punto de análisis posible y remarca lo que venimos diciendo desde el encuentro ante Patronato
Desde la llegada de Battaglia, hubo una clara mejora futbolista en el funcionamiento del equipo.
Hay frescura y soltura en ataque. El cambio de un proceso a otro es radical.

La Battaglianeta sigue avanzando a paso firme y ya sacó diez de doce puntos en juego y ya puso al Xeneize a seis puntos de los líderes y a tres puntos en la lucha por los puestos de Libertadores.
Todavía hay lugar en el colectivo, muchachos. Subanse que hay lugar.

Fede Perez Rivero
@FedePR12