LA FUERZA DEL CORAZÓN

“Me vibra el corazón , no el teléfono” Así definió Miguel Russo su presente en Boca luego de vencer a River en los penales y meterse en los cuartos de final de la Copa Argentina. El Xeneize se quita la angustia de tres largas semanas en donde le pasó de todo y, aún así, ante los peores pronósitos volvió a vencer a su eterno rival.

Durante la previa hablamos de que éstos partidos se sacan adelante con actitud y huevos y temperamento. El equipo jugó los noventa minutos como pide el hincha con pierna fuerte y mucho amor propio. En fin, lo jugó como una final.

Boca hoy pasó porque lo jugó con el corazón, porque transformó el dolor y la bronca de lo sucedido en la Copa Libertadores y su posterior traumático regreso al país, en energía positiva y la utilizó para bien, para vencer a River y a los fantasmas del pasado.

A este equipo se le puede reprochar muchas cosas desde lo futbolistico, pero no podremos reprochar actitud en los clásicos que viene disputando. River ya no lo pasa por arriba ni lo avasalla en actitud, como sucedió hasta fines de 2019.

Boca en los últimos cinco meses lo sacó en dos mata a mata al elenco de Núñez, ya en ese entonces veníamos hablando de un levantamiento de pagarés y si nos remontamos a los últimos 18 meses, también podremos sumar la Superliga que le arrebató en la última fecha corriendo de atrás.

Son momentos de mucha alegría, mucha angustia contenida que pedía a gritos ser expulsada de nuestros corazones. Hay muchísimo para analizar, pero no es el momento. Deseábamos y necesitábamos una alegría de este calibre.

Mientas muchos creían que esta noche se enterraba el ciclo de Russo en Boca, el pulso cardíaco de este plantel volvió a latir fuerte y. a quemar las actas de defunción. Boca esta más vivo que nunca y quiere coparse

Fede Perez Rivero
@FedePR12