PANORAMA GRIS

Boca tuvo un discreto encuentro en Córdoba ante Talleres y no pasó del cero a cero. Miguel Russo parece un tanto perdido y el miércoles espera River por Copa Argentina.

Acorde a la nueva camiseta alternativa que estrenó en el día de la fecha, el presente de Boca es gris. Hoy no tuvo un buen partido y la pasó muy mal ante un Talleres combativo y con buenas sociedades en ataque. Agustín Rossi con cuatro buenas intervenciones evitó lo que hubiera sido la victoria de la T.

Juan Ramirez, que fue presentado el viernes como nuevo jugador, tuvo un buen estreno, pero falló en un mano a mano. El ex Argentinos y San Lorenzo pecó de solidario y eligió asistir a Pavón en lugar de patear al arco. La segunda opción parecía más fácil de ejecutar, pero juancito eligió el pase al medio.

En el medio Esteban Rolon tuvo un encuentro para el olvido. La pasó mal durante los 55 minuos que tuvo en cancha. No paró a nadie en el medio y con la pelota en los pies siempre decidió mal.

Adelante Cristian Pavón fue de lo peor de Boca. Va a sonar muy fuerte. Pero éste pibe ya me causa rechazo. No le puedo ver nada bueno. De lejos uno se da cuenta que juega sin ganas, pensando en irse del club. Se le nota en las expresiones físicas y faciales. El cordobés no disfruta de jugar con la azul y oro y le da lo mismo ganar o perder en cancha. No quiero jugadores así para Boca.

En el banco Miguel no da pie con bola. Parece perdido en el laberinto que él mismo creó. Es cierto que Boca es un equipo en un proceso de reconstrucción que parece constante en los últimos meses. Pero el Beto Briasco llegó para jugar como extremo y el DT lo pone de delantero de punta. Hoy el que jugó como 9 durante 10 largos minutos fue Cristian Pavón. Inentendible esa modificación de roles teniendo a Vázquez, que es centro delantero natural, en el banco.

El miércoles en La Plata, Boca se juega el año. Y no, no exagero. Un nuevo mata-mata con River nos espera y nada menos que por Copa Argentina, quizás la vía de acceso a la próxima Copa Libertadores que más a mano tiene el equipo de aquí a fin de año. ¿La última carta de Russo para sostenerse en el cargo? Seguramente una derrota lo dejará condicionado de acá a fin de año. Un triunfo ante la gallina traerá no sólo la clasificación, sino también paz y tranquilidad. Por ahora el cielo en el mundo Xeneize esta gris. Ojalá que el miércoles se despejen las nubes y salga el sol para Boca.

Fede Perez Rivero
@FedePR12