NO SUMA PARA EL RATING

En la Bombonera se dio la lógica y, como quería Marcelo Tinelli, San Lorenzo le ganó a los pibes de Boca por dos tantos contra cero. Otro gran partido de los mocosos que le jugaron de igual a igual a los experimentados del Ciclón.

Paradójicamente Frank Fabra y Edwin Cardona, los de mayor experiencia en el xeneize, fueron los que peor jugaron. Fabra como siempre autor necesario en el gol del rival. El lateral nunca vio que Gino Peruzzi corría a sus espaldas y lo dejó pisar el área para que convierta de cara al arco. Cardona, por su parte, se mostró lento e impreciso con la pelota en los pies durante gran parte del complemento.

Sebastián Battalgia, con buen tino, decidió sacarlos a ambos del partido.

Boca tuvo un buen control de pelota, hubo proyección de ambos laterales y juego asociado en todos los sectores del campo.

Fernando Echenique hizo de las suyas a pedido del Cabezón. En la jugada previa al gol del ex Boca, omitió cobrar un claro empujón en campo cuervo en perjuicio de Taborda.
De haber pitado lo que correspondía, no hubiese existido el gol de Gino.

Del penal que cometió Agustín Lastra no hay mucho que decir, es falta del arquero Xeneize. Pero el trabajo del árbitro ya estaba hecho.

Nuestros juveniles volvieron a demostrar que estuvieron a la altura y dieron la cara en circunstancias que no son las recomendadas para debutar. Aún así, dieron la cara y nos hacen pensar y sentir que en las inferiores aun hay ADN bostero. Hay mucha hambre de gloria, garra y corazón. Los 180 minutos que sumaron les servirá como experiencia y hasta poder dar el salto a la primera y mantenerse en el plantel titular. Ninguno ha desentonado y hasta lo hicieron mejor que los titulares con experiencia que siguen aislados en el hotel.

Marcelo Hugo va a poder dormir tranquilo esta noche – su- San Lorenzo ganó un partido ante un plantel de chicos con más cansancio encima que partidos en primera y lo celebrarán como una final de campeonato. Es lógico, sienten que salvó el año por ganarle luego de cinco años a Boca.

El propio Tinelli quiso que el encuentro se juegue a toda costa, sin importar el contexto del club de la ribera ni el cansancio mental y físico de los jóvenes de la reserva. No importaba el cómo, había que ganarle a Boca. Porque ganarle a Boca es, para San Lorenzo, y para todos los demás equipos del país; ganarle al MAS GRANDE. Al fin de cuentas al conductor devenido a presidente de la Liga las alegrías que no le puede dar Canal 13, se la termina dando Boca. Pero lamentablemente para el oriundo de Bolívar, estos puntos no suman para su pobre rating.

Fede Perez Rivero
@FedePR12