SITUACIÓN INDEFINIDA

Primero fue la Liga Profesional que negó el pedido de Boca para posponer los partidos contra Bafield y San Lorenzo, debido a que el Ministerio de Salud de Argentino ordenó que el plantel profesional de Boca Juniors que viajó a Brasil haga una cuarentena de 7 días (desde el miercoles 21 de julio) por considerar que durante los disturbios post partido en Belo Horizonte se rompió la burbuja sanitaria.

A pesar de que el último jueves, desde el club emitieron un comunicado de prensa donde se aseguraba que el presidente de la Liga, Marcelo Tinelli, les había dado su palabra de que los partidos se iban a postergar (Banfield el sábado a las 20:15hs y San Lorenzo el martes), la LPF resolvió no posponer ni cambiar fecha y hora de cada uno de los partidos.

 

Luego del no de la Liga, el Ministerio de Salud rechazó el pedido del club para que los futbolistas que están en cuarentena puedan ir a disputar el partido contra el taladro, en un corredor sanitario, es decir, jugadores con PCR negativo que concurran al Florencio Sola para jugar sin tener contacto con otras personas en el viaje desde el Hotel Intercontinental al sur.

Inexplicablemente, hoy a la mañana Boca Juniors jugó el partido de reserva, por lo que de jugarse sin los profesionales, el xeneize deberá presentar una formación de juveniles que tendrá dos partidos en 36 horas.

Lo cierto, a esta hora del viernes 23 de julio, es que Boca Juniors si la LPF no da marcha atrás en su resolución, deberá presentarse a disputar la segunda fecha del campeonato con juveniles.

 

Sobre el final del día, Boca Juniors envío una nota a la Liga  solicitando nuevamente que se revea la medida

Gustavo Pereyra @gopereyra