UN TRIUNFO CON CATEGORÍA

Boca demostró que no era sólo una diferencia de categorías. En los noventa minutos por 16vos de Copa Argentina fue superior a Defensores de Belgrano de principio a fin y el resultado final por momentos pareció quedar corto.

Los primeros 45 minutos marcaron la diferencia de categoría. De arranque el equipo de Miguel le tiró la jerarquía por la cabeza al Dragón y contó con varias chances de gol. En apenas tres minutos de juego; Marcos Rojo con un cabezazo que se fue apenas desviado avisó de lo que venía la cosa.

Minutos más tarde, el volante Juan Manuel Sosa, puso la mano y Mauro Vigliano sancionó el penal que a posteriori Mauro Zárate cambió por gol.

El arquero Ignacio Pietrobono, contabilizó 7 atajadas en la etapa, sostuvo a Defe en partido con dos remates de Obando. El resultado durante los primeros 45 quedó corto.

La ventaja tempranera le dio a Boca Juniors mayor comodidad para mover la pelota en la mitad de la cancha, con Varela jugando como volante central, y con Mauro Zárate, por momentos con poca marca, como conductor del equipo. Por la banda izquierda Mas y Obando hicieron recordar por momentos a la sociedad Fabra-Villa, desbordando a Nicolás Alvarez todas las veces que se lo propusieron, por la otra banda el changuito Zeballos ganándole duelos a Iván Nadal.

n el complemento; el equipo de Miguel siguió siendo el dueño de la pelota y teniendo las mejores situaciones; pese a que Defensores tuvo una chance clara en los pies de Olivares que estrelló el travesaño con un soberbio remate.
Minutos después; Boca volvió a contar con serias jugadas de peligro. Nuevamente a través de Obando y anteriormente con un remate de Varela.
En 18’ luego de un gran desborde por izquierda de Agustin Obando, Emmanuel Mas conecto entrando al área chica y estiró la diferencia.
El 2-0 ya estaba justificado en el resultado y el equipo de Russo ya se floreaba en el verde césped.
En casi treinta minutos Mauro Zarate marcó su doblete de penal; luego de que Obando haya sido arrojado en el área.
Gran partido de Agustin en el estadio Diego Maradona de la Ciudad de La Plata.
Quedó tiempo para que el Xeneize siga manejando los hilos del partido y generando peligro en el arco del rojo y negro.

Boca, recuperó la sonrisa. La nave de Miguel parece haber salido de la tormenta de dudas y no tuvo problemas en superar a un conjunto de la PBN; tal como exigía la instancia y la historia de ambos equipos.
El 7 de abríl sabrá su rival en la instancia de octavos de final. ¿Habrá Superclasico por Copa Argentina para Mayo? Eso lo sabremos en 10 días.
Mientras tanto Miguel podrá tener una semana tranquila para preparar el clásico del domingo ante Independiente por la Copa de la Liga en la cual debe recuperar terreno para lograr la clasificación a los playoff finales.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12