ZAFÓ Y NADA MAS

Boca salvó las ropas. Le ganó con lo justo a un combativo Claypole por dos tantos contra uno y pasó de fase en la Copa Argentina. Javier García fue el mejor jugador del equipo de Russo.

El primer tiempo fue una tragicomedia. Claypole dominó a Boca y le creó cinco situaciones claras de gol. Lo dominó en situaciones y en tenencia de pelota. El equipo de Russo no le podía agarra la mano al elenco que milita en la Primera C y hasta se encontró en desventaja a los 29 minutos cuando el defensor Landaburu capturó un rebote en el área chica y puso en ventaja al elenco de la zona sur del Gran Buenos Aires.


Minutos más tarde, y con muy poquito, Boca comenzó a generar jugadas de peligro. Primero con Zeballos que estrelló un remate en el travesaño y luego; en 35 minutos tras una jugada colectiva Villa igualó el partido en uno. El empate por lo hecho por ambos equipos en aquella primera parte era injusto.

El segundo tiempo tuvo a Boca como protagonista del encuentro. El equipo de Russo se hizo dueño de la posesión de la pelota y generó jugadas de peligro.
Derrapente en 28 minutos; Javier García tapó su segundo mano a mano del partido y así logró evitar el segundo tanto de Claypole.
En 31 minutos Gonzalo Maroni con una gran jugada individual desniveló en favor de Boca.
El gol trajo alivio al cuerpo técnico y a los jugadores para los minutos posteriores. Cabe destacar que con el ingreso de Gonzalo Maroni por Alan Varela; Miguel Russo formó una línea de 3 momentáneamente con Capaldo como volante central.

Una vez que Campuzano entró por el pibe Vázquez; Capaldo volvió al lateral por derecha.
En los últimos minutos Boca padeció los embates del humilde Claypole; que dicho sea de paso, tuvo el apoyo de sus 100 hinchas en las plateas del estadio Ciudad de Lanús.

Boca evitó el papelon; pero tendrá que replantearse muchas cosas de aquí en más. El próximo rival en Copa Argentina será Defensores de Belgrano y no hay margen para otra presentación tan pobre como la de hace instantes.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12