LA SACÓ BARATA

Boca igualó dos a dos con River en el primer Superclasico del año. En el momento que pudo liquidarlo Campuzano se hizo echar e hipotecó el resultado y cuando estaba para perderlo por goleada Tévez frotó la lámpara y Villa definió como crack.

Fue un partido electrizante, con expulsiones y giros en el resultado. Mucho se hablará de la conducta irresponsable de Jorman Campuzano que ya había dado un codazo en el primer tiempo y en el complemento metió una piña digna de roja y una noche en el calabozo. Actitudes como la de esta noche merecen una inmediata recisión en el contrato.

Adelante; Ramón cumplió y mojó en el primer tiempo pero en el segundo tiempo pudo haberlo liquidado y falló feo.

Si Boca ya venia jugando mal; con diez; jugó peor y en un ratito pasó a perderlo por dos cabezazos en el área chica.

Suerte para Miguel Russo que Tevez es un jugador diferente y que hizo la diferencia para habilitarlo al delantero colombiano; sin el Apache en cancha hoy Boca no hubiera empatado ni de casualidad.

El DT pifió incluyendo a Mauro Zarate en el once inicial, que no puede jugar más en Boca. No sólo decide mal cada jugada; sino que también es un pésimo compañero. Es cierto Wanchope lo tenia solo a un costado; pero el reproche con insulto incluido estuvo de más.

Miguel volvió a demostrar porqué no le gana a River siendo entrenador Xeneize. Mal armador el medio campo y los cambios a destiempo y sin un plan concreto.

En la semana, y con la tranquilidad que le da no haber perdido; puede idear una estrategia para enfrentar al Santos; o mejor aún delegar esa misión en Leandro Somoza y Mariano Herron.
Así, la Copa Libertadores está muy lejos en el horizonte azul y oro.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12