QUE SEA UN PORTO ALEGRE

Foto: Javier Garcia Martino - Photogamma

Como un guiño del destino la primera escala de la ronda final rumbo a Río De Janeiro será en la destemplada ciudad de Porto Alegre. Pero la alegría es algo que se le borró del rostro a Miguel Russo en estos últimos días.

Motivos para estar preocupados al cuerpo técnico le sobran. Los bajos niveles de algunos jugadores, sumados a la ausencia de Pol Fernández por un conflicto contractual con la dirigencia le borraron la sonrisa que caracteriza a Miguel Ángel.

Pero ojo, el problema no es sólo las dos derrotas consecutivas por la copa d la liga a manos de Talleres y Lanús. El problema es el cómo se dieron esas derrotas. Y esto no es un tema menor.

Hay rendimientos pobrísimos que se repiten partido tras partido en varios jugadores. Los ejemplos más claros son Emmanuel Más, Leo Jara y Gonzalo Maroni. Sus performances fueron tan malas que no se explica cómo forman parte de la lista de buena fe de la Libertadores. Lo mismo es el caso del Pulpo González, que parece ser que de Racing llegó sin los tentáculos. El volante cental no sólo no generó fútbol en la mitad de cancha, sino que no logró un solo quite. A todas las dividas llegó tarde. Se lo notó falto de fútbol y un tanto averiado en lo físico.
¿Hacía falta traer un jugador recientemente recuperado de una rotura de ligamentos o el apuro por parchear la salida de Pol Fernández pudo más que una exhaustiva revisión médica y futbolística? Lamentablemente el consejo de fútbol comenzó a cometer errores no forzados en el armado del plantel.y la Copa Libertadores no perdona errores. Si lo sabrá la dirigencia anterior que la padeció durante 8 eternos años.

Los jugadores, que levantaron el trofeo de la Superliga, el pasado viernes en la previa del partido ante el Grana. Tienen una oportunidad grande como el Gigante de Beira Río de demostrar que lo sucedido en marzo no fue casualidad. Que fueron ellos quienes ganaron la liga y no River que fiel a su historia, gallineó.

Una vez más como en aquel principio de año plantel, cuerpo técnico y dirigentes tienen 7 finales por delante para volver a mirar a la cara a la gloria. No se pueden cometer más errores. El miércoles, en Porto Alegre, a dejarse de joder y recuperar la sonrisa. Vamos Boca carajo !!!

Fede Pérez Rivero
@FedePR12