SE ACABÓ EL INVICTO

Boca cayó uno a cero ante Talleres en la Bombonera y dejó atrás un invicto de once meses. Germán Delfino hizo de las suyas y Agustin Rossi salió mal en el gol de la T.

Es la primera derrota de Miguel Russo desde su vuelta a la dirección técnica del Xeneize y la primera en este loco 2020.

Para que tengan noción del tiempo que pasó desde la ultima derrota de Boca allá por diciembre del 2019; el presidente de la nación aún era Mauricio Macri, el del club era el tristemente recordado Daniel Angelici y el dólar estaba a 63 pesos.

El partido arrancó áspero; ya en diez segundos Carlos Tévez fue muy mal contra Thomas Pochettino y el árbitro Delfino le perdonó la vida con una amarilla. El Apache jugó gratis los 94 minutos restantes.
El equipo del Cacique Medina propuso un juego con presión alta y así cortó los circuitos de juego de un Boca perdido en la mitad del campo. La jugada más peligrosa para Boca había sido un cabezazo de Soldano que Mauricio Caranta, arquero campeón de America con Boca en 2007, desvió con una sobria tapada. Más allá de esta jugada aislada; las situaciones más peligrosas las había tenido el equipo visitante.
Promediando la primera etapa Delfino ignoró un claro agarrón en el área de Juan Cruz Komar a Franco Soldano.

En el complemento, Boca levantó el nivel y el ingreso de Wanchope Abila le dio más agresividad en ataque. Ramón si bien tuvo sus chances no pudo concretar. Y con el correr de los minutos el equipo cordobés se encerró más atrás esperando una contra que se hizo efectiva a los 43 minutos.

A Villa le quitaron la pelota con falta en mitad de la cancha que el árbitro no vio; y allí Joel Soñora, Bostero e hijo del querido ‘Chiche’ hizo una gran jugada y definió ante una mala y apresurada salida de Agustin Rossi. El arquero suplente, lamentablemente volvió a hacer de las suyas en el arco y el conjunto de la Ribera lo pagó caro.


Sólo quedó tiempo para que Agustin Obamdo y el Cali Izquierdoz vean la roja por dos fuertes faltas y dejen, no solo, con 9 jugadores al equipo; sino también con dos hombres menos para el esquema que debe plantear el cuerpo técnico para el próximo viernes cuando Boca, reciba a Lanús.

Perdió Boca y como cada derrota, duele. Pero como no hay mal que por bien no venga; debemos considerar que se perdió en una competición de poco calibre y debe serví para replantear las cosas que se hicieron mal esta noche.

 

Fede Pérez Rivero
@FedePR12