UNA MAQUINA DE GANAR

Boca, después de nueve años, ganó en el Coloso del Parque, y se acomoda en la zona 4 de la Copa de la Liga. Tévez, intratable.

Miguel cambia nombres, se da lujo de hasta probar fichas en el medio y le sale bien. Aún cuando durante la primera media hora del partido el equipo parecía perdido y era dominado por Newell’s. Pero empezó a crecer la figura de Carlitos y el Xeneize se lo llevó por delante. En 40 minutos, Pablo Pérez después de cinco años por fin hizo algo bueno para Boca; claro pero hoy estaba con la camiseta del leproso. Toto Salvio agradeció el obsequio y destapó el champán para asistir al Apache, que eludió a Alan Aguerre y con un toque sutil al arco rompió el partido.

El segundo tiempo fue todo de Boca, que demostró que de contra te destroza.

En treinta y un minutos Lisandro López conectó un centro desde la izquierda y liquidó el partido. Los quince minutos restantes sirvieron para que el equipo visitante desaproveche no menos de tres chances de gol claras. El 2-0 quedaba chico y Esteban Andrada fue un espectador de lujo.

Carlitos la dejó chiquita. Hoy como 9 volvió locos a los centrales rosarínos. Cardona, que a veces parece perdido al costado, demuestra en cada intervención que es CRACK de verdad. Cada pelota parada en los pies del colombiano es medio gol Xeneize.

Para destacar el regreso de Sebastian Villa, que volvió a jugar en la primera luego de nueve meses y se mostró ágil y con muchas ganas.

Pasaro los partidos y Boca sigue derecho. A veces da la sensación que Boca no padeció el párate por de la pandemia. Por trineos de AFA ganó 9 partidos seguidos y en lo que va del año sólo recibí cuatro goles. Ah, me olvidaba no sabe lo que es perder en este 2020.

La máquina sigue encendida y la semana que viene; más precisamente el domingo 15 desde las 21.15 enfrenta a Talleres en la Bombonera. Si se da una combinación de resultados ya se asegura el pase a la fase campeonato de esta nueva copa nacional. Boca va por todo.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12