¿La pelota vuelve a rodar?

Este miércoles la A.F.A. aprobó el protocolo para que los clubes argentinos retomen los entrenamientos de manera  presencial aunque desde el gobierno no quieren establecer una fecha  para el regreso de la actividad.

https://twitter.com/afa/status/1281017580346621954

A casi cuatro meses de haberse iniciado el aislamiento social y obligatorio en la Argentina en el marco de la pandemia de COVID-19, la Asociación de Fútbol Argentino, aprobó el protocolo para el regreso de los equipos a los entrenamientos.

La medida fue elaborada conjuntamente por los integrantes de la comisión médica de la A.F.A. representados por el Doctor Donato Villani, Presidentes de los clubes como Nicolás Russo, mandatario de Lanús, y autoridades de la calle Viamonte como el secretario general Víctor Blanco.

La medida elaborada prevé un retorno a los entrenamientos en forma presencial para el 1º de agosto, aunque la fecha puede estar sujeta a cambios según evolucione la pandemia: “Hemos decidido esperar hasta el 17 de julio y luego evaluaremos. El fútbol argentino necesita agotar todos los recaudos para poder avanzar. Sin dudas primero está la salud pero debemos ver cómo avanzamos”.

Por su lado, el gobierno nacional se mostró reticente a la hora de confirmar la vuelta de los entrenamientos. Así lo manifestó Matías Lammens, Ministro de Turismo y Deportes, quien sostuvo: “Russo interpreta que en agosto estaremos en una fase diferente con distintos tipos de permiso y eso va a permitir que los jugadores se entrenen. Ojala sea así, pero desde el gobierno nacional no lo podemos confirmar”.

El protocolo tendrá diferencias con el aplicado en Europa ya que no habrá entrenamientos individuales sino que las prácticas comenzarán a realizarse por grupos de seis futbolistas.

De acuerdo al comunicado emitido, la vuelta al fútbol sólo se producirá: “Cuando los beneficios para la salud, la sociedad y la economía superen los riesgos de la enfermedad al tiempo que se garantice la seguridad de los deportistas, personal especifico, árbitros y de la sociedad en general”.

Las medidas dispuestas por el protocolo sanitario pueden dividirse en tres grandes apartados:

1) Higiene y distanciamiento en los entrenamientos.

  • No más de 6 personas en un entrenamiento compartiendo la misma cancha.
  • Medidas de salubridad e higiene (distanciamiento social/desinfección, lavado de manos).
  • Cada deportista debe llevar su propia hidratación.

2) Testeo y seguimiento.

  • Las pruebas para detectar COVID-19 en los integrantes de los equipos deportivos deben ser públicas.
  • El testeo debe ser llevado a cabo por el personal médico independiente de la entidad deportiva, competente y capacitado.
  • El primer test deberá realizarse 72 horas antes del regreso a los entrenamientos y el segundo posteriormente a la primera práctica. Luego se llevaran a cabo semanalmente.
  • El presupuesto mensual que deberá poseer cada institución deportiva para testear a los integrantes de los planteles profesionales ronda alrededor de 750 mil pesos. Desde la A.F.A. se afirmó el respaldo económico que la organización brindará a los clubes para hacer frente a este requisito.

3) Precauciones en los desplazamientos  e instalaciones.

Los clubes irían a buscar a los jugadores y trabajadores de los clubes a sus hogares y los trasladarían a las instituciones deportivas correspondientes para evitar el uso de transporte público en caso de no poseer vehículo propio.

De acuerdo a Lammens, la vuelta a los entrenamientos no es una cuestión de un protocolo en los deportes de contacto: “Los Pumas y Los Leones se están entrenando para los Juegos Olímpicos. No hay problema de protocolo. El problema es claramente que una gran cantidad de los equipos se encuentra en el A.M.B.A. y eso es lo que ha determinado que no se arranque con los entrenamiento”.

Redaccion Matias Furlanetto (@mati­_furlanetto)