RENOVACIÓN DE TEVEZ: GANAR-GANAR

Desde hace una semana vengo observando como la renovación de contrato de Carlos Tévez, que parecía ser un simple trámite, se terminó convirtiendo en una novela turca que daña la tranquilidad de un Boca coronado campeón en marzo pasado.

Aquella noche en la que después de un sprint arrasador de 7 partidos, el equipo de Russo, con un Carlitos emblemático, le arrebató de las manos el titulo al elogiado y favorito River de Gallardo.

LA RENOVACIÓN

Todo comenzó con un ofrecimiento de renovación por parte del club, a través del consejo de fútbol, para que el 10 juegue doce meses más con la azul y oro por un monto bastante inferior al que que estuvo percibiendo anualmente durante la gestión de Daniel Angelici.

Del lado del Apache la reacción fue el envío de una contrapropuesta por 18 meses con un monto muy superior al ofrecido por el consejo de fútbol.

Ante la firmeza de mantener el ofrecimiento en un contrato de 12 meses por parte del Consejo de Futbol que comanda Juan Román Riquelme, la respuesta de Tévez fue a través del programa que tiene Gustavo López en radio La Red el viernes pasado. Allí manifestó que quería renovar solo por seis meses y que su sueldo lo donaba a distintas ONG, y que su objetivo es ganar la Copa Libertadores en juego. Luego de esos 6 meses, evaluaría si seguiría o no.

Cabe destacar que días atrás Raul Cascini y Jorge Bermúdez habían dejado en claro que cuando ellos llegaron al club creyeron que se encontrarían con un ex jugador y que gracias a sus intervenciones, la de Riquelme y el cuerpo técnico; Carlitos había levantado el nivel y por eso le querían renovar por un año más.

Luego, vinieron los tuitts del Patrón Bermúdez, argumentando que del lado de Carlos Tevez no se estaba contando la verdad y que tras la reacción del capitán estaba la mano de política, enfocándose en la persona de Daniel Angelici como parte responsable.

Hasta el día de hoy, viernes 3 de julio el cuadro de situación es el siguiente: Boca le ofrece 12 meses de contrato con una mejora a la propuesta inicial, con una clausula de rescisión a los 6 meses o de extensión a los 12 por 6 meses mas hasta diciembre de 2021. Boca Juniors quiere asegurarse que Carlos Tevez juegue como mínimo la edición actual de la Libertadores que podría reiniciar en Septiembre y finalizar en Enero o Febrero.
La pelota para responder en este momento esta del lado del entorno del jugador surgido en fuerte Apache.

Mientras esto sucede, Alejandro Dominguez de la CONMEBOL quiere reiniciar la actual Copa Libertadores en septiembre próximo, y en Argentina no se sabe aún cuando volverán los entrenamientos.

EL ARTE DE LA NEGOCIACIÓN

Durante una gran parte de mi vida laboral me he dedicado a la administración de recursos humanos donde los conflictos entre personas están a la orden del día y llegar a una resolución que deje conforme a ambas partes se torna complicada cuando cada una de las partes creen tener las razones para ganar.

En el caso Tevez-Boca, el escenario ideal ganar-ganar en el que cada parte (Boca Juniors por un lado, y Tevez por el otro) logran sus objetivos como está dadas las condiciones hoy, no parece posible debido a las amplias diferencias entre lo que el club ofrece y lo que el jugador pretende.

Por esta razón, solo se plantean los dos escenarios de toda negociación:

1) el de “ganar-perder”, una de las partes impone su postura por sobre el punto de aceptación del otro. Si el que gana es Boca, Carlos deberá aceptar la propuesta si el que gana es Tevez, el club deberá acercarse a lo que pide el jugador, Carlitos finalizará su carrera vistiendo la camiseta azul y oro intentando ganar alguna de las dos Copas Libertadores (la actual 2020 o la del 2021). Pero en esta resolución y por los tuits del Patrón, mas los dichos de Cascini el el consejo de fútbol puede sentirse debilitado.

2) el escenario de “perder-perder”, ambas partes conceden posiciones de negociación fuera del rango de sus objetivo pero si tampoco llegan a un acuerdo cada parte termina en peores posiciones que cuando comenzaron las negociaciones, Tevez alejándose de la Ribera y el consejo de fútbol cargando el costo político de la ida del ídolo a retirarse del profesionalismo o con otra camiseta en el exterior, con dos copas Libertadores por disputarse.

Para regresar, o encaminar hacia el escenario “ganar-ganar” será la intervención en un tercer actor, Jorge Amor Ameal. El presidente, conocedor de las finanzas del club y hasta donde se puede ofrecer puede ser una pieza importante para llegar a un acuerdo favorable para ambas partes, exhibiendo, expresado por presidedente, como el no esperado estado de situación financiero heredado del Angelicismo.
Que bueno hubiese sido tener la auditoria ya finalizada.

Gustavo Pereyra @gopereyra