NOCHE DE NIEBLA

Hace 13 años, 7 de junio de 2007, en un partido marcado por una intensa neblina que hizo que se demorará 55 minutos el inicio del partido, Boca remontaba con un contundente 3 a 0 la serie (1-3) contra el Cúcuta de Colombia y se clasificaba a la final contra el Gremio de Porto Alegre por la Copa Libertadores de ese año.

Los que estuvieron presentes en La Bombonera aquella noche húmeda de junio aseguran que desde las bandejas media y la tercera tribuna tuvieron que adivinar las jugadas del partido porque el campo de juego no se veía absolutamente nada.

Tal fue así, que tambien durante la segunda etapa el arbitro uruguayo Roberto Silvera tuvo que detener el juego durante 8 minutos porque los jueces de linea no podían observar el desarrollo de las jugadas.

El partido, al finalizar el primer tiempo, Juan Roman Riquelme con un preciso tiro libre al ángulo de Robinson Zapata abrió el marcador.

En la segunda etapa luego de esa suspensión de 8 minutos, el xeneize marcó el segundo gol con un cabezazo de Martín Palermo ingresando entre las penumbras por el segundo palo, y el tercero lo convirtió Sebastían Battaglia tras un córner preciso de Riquelme. Final del partido, 3 a 0 a favor de Boca Juniors.

Al finalizar el partido en medio de las quejas de los medios colombianos, el técnico Miguel Russo declaraba “fue una decisión del árbitro, es el que más arriesga, porque tiene que tomar decisiones. Son circunstancias del tiempo”.

“Si en Buenos Aires toca niebla, nosotros no la alquilamos.No alquilamos la niebla. El partido estaba para jugarse” destacó Russo.

Boca luego se coronaría por sexta vez campeón de la Copa Libertadores venciendo a Gremio de Porto Alegre.