¿QUIÉN QUIERE SER SUPLENTE?

Ante la incertidumbre por la continuidad o no de Marcos Díaz de Boca; los nombres de Javier García y Sebastián Sosa toman fuerzas para sumarse al plantel boquense. Ambos con pasado en el arco de Boca y dispuestos a ganarse la titularidad.

Sabido es que el arco del Xeneize tiene dueño y ese es Esteban Andrada. La Sabandija tuvo actuaciones impresionantes que lo llevaron a la Selección Argentina y su nombre aparece en las carpetas de los equipos Grandes de Europa. Quien venga en reemplazo del ex arquero de Huracán sabe que la mayor cantidad de los partidos de la temporada los verá desde el banco y que atajará ante alguna eventualidad o infortunio que sufra el ex arquero de Lanús.

Desde Mexico, donde atajó el último año en Morelia – club que cambió de ciudad y de nombre- y en el cuál le queda un año de contrato, el arquero uruguayo de aceptable paso por Boca en 2012 confesó que mantiene diálogo con Juan Roman Riquelme y afirmó: “No me temblaría el pulso si tuviera que pelearle el puesto a Andrada. Sería una linda revancha volver a Boca”. Cabe destacar que su salida del club de la Ribera fue poco clara y hasta con intercambios de versiones entre el golero y la anterior comisión directiva del club.

Por su parte Javier García, salido de las inferiores del Xeneize; carga con un pasado lleno de altibajos bajo los tres palos y problemas de indisciplina en el vestuario cuando era titular en Boca. Hoy una década después, es suplente en Racing del chileno Arias, pero muy querido en el plantel del elenco de Avellaneda. Lisandro López, capitán de la Academia pidió públicamente que se le extienda el contrato al hoy arquero de 33 años.
García tiene una buena relación con gran parte del consejo de fútbol con quienes formó planteles en el pasado y no vería con malos ojos volver a Brandsen al 800.

De regresar, Javier tendrá que responder con creces cuando le toque ponerse el buzo y los guantes para dejar en el olvido aquellas fatídicas actuaciones que lo eyectaron del club en aquel otoño del 2010.

Cualquiera de los dos que venga; o el propio pibe Roffo de excelentes intervenciones en el equipo de reserva saben que tendrán que esperar para salir en el once titular y una vez allí atajar hasta el viento para al menos hacerle saber a Russo, a los dirigentes y a los hinchas que la ausencia de Andrada no pondrá en jaque al equipo. ¿Quien quiere ser suplente?

Federico Pérez Rivero
@FedePR12