Jose Basualdo: “Román como dirigente le puede dar mucho a Boca”

Sao Pablo, Boca Campeón de la Copa Libertadores en el Morumbí. Photo by Gerardo Horovitz/El Grafico/Getty Images.

El ex jugador de Boca y la Selección Argentina, José “Pepe” Basualdo, fue un nuevo invitado al ciclo de charlas de Mundo Xeneize dónde habló sobre su carrera, su paso por el Xeneize y la experiencia de defender los colores de nuestro país en un Mundial. Además, analizó la actualidad del club, de la selección y brindó su punto de vista respecto a la famosa comparación entre Bianchi y Gallardo. Disfruta la charla completa acá.

28 Nov. 2000: Boca Juniors Campeón dela Copa Intercontinental. Photo: Shaun Botterill /Allsport

Más conocido como “Pepe” Basualdo, inició su carrera futbolística en Villa Dalmine: “Yo nací en Campana, es mi pueblo. Dalmine me dió la posibilidad. A los 16 años me dicen ‘¿por qué no venís a jugar con nosotros?’. Y ahí arranco todo. Nunca se me fué le eje a ningún lado, siempre estuve con los pies sobre la tierra”. Si tiene que definir su carrera en una palabra diría que todo fue una sorpresa: “Nunca pensé que iba a tener esta carrera, ni en mis mejores sueños, yo solo quería jugar a la pelota. Las zapatillas me duraban 13 días porque estaba jugando todo el tiempo, todos los días. Estudiaba para tener buenas notas y me dejen ir a jugar”.

 

Surgido del antiguo potrero comenta como, lamentablemente, en el fútbol de hoy en día se perdió aquella identidad de los equipos de antes: “El potrero tradicional desapareció, es una forma de borrar el futbol nuestro. Ahí vos agarras las mañas, la picardía, y eso no te lo enseñan en inferiores o una escuelita de futbol. Lo tenes que vivir para entenderlo. Nosotros tendríamos que haber manteniendo nuestro fútbol y nuestra identidad, no comparar con el fútbol europeo”.

 

Con respecto a su carrera internacional, explica como fue acostumbrarse a otros idiomas: “El fútbol a mí me dio muchas cosas sin buscarlas. Nunca en mi vida se me ocurrió que iba a ir a Alemania por ejemplo. En el colegio me iba mal en ingles, aprendí mientras viajaba y encima después tuve que aprender alemán. A veces no me entendían las palabras y me hacían ir al cine para aprender la fonética”.

Tras un exitoso paso por Vélez Sarsfield, en 1996 comienzan los rumores sobre su llegada a Boca: “El pase a Boca, cuando me compran de Vélez, duró como dos meses desde que surgió el rumor. Pasaban charlas y nunca pasaba nada, hasta que haciendo zapping veo en la tele la noticia de que había pasado a Boca, a los minutos el teléfono explotaba”.

Jose Basualdo, Boca Juniors. Photo by Neal Simpson/EMPICS via Getty Images

Ya en el plantel xeneize, José define como vivió el mundo boca y el fanatismo por el club: “El mundo Boca es impresionante, fanatismo hay mucho pero la fuerza y jerarquía que tiene la gente de Boca, va más allá de la gente de acá. En Europa por ejemplo es como si miran un espectáculo, termina el teatro y ya está. Acá sigue el fanatismo, antes y después del partido. Solo se puede comparar con el Flamengo por la cantidad de gente que maneja quizás. Pero Boca ya es una marca registrada”.

Abrazo en el gol de Martín Palermo a Real Madrid. Photo by Matthew Ashton/EMPICS via Getty Images

Además, recuerda cómo era la interna de los vestuarios en aquella época: “Se manejó bien. La prensa tiene que buscar alguna que otra noticia, es normal. Pero después en la cancha se vió que todos han defendido la camiseta con honor para todos los campeonatos que se ganó. Después era una cuestión de afinidad con uno y con el otro. Es inevitable que todas las personas se lleven bien, los clubes son así. Lo bueno es que tenemos al máximo goleador como Palermo, al máximo ídolo como Román. Un orgullo y un place haber compartido plantel con ellos”.

 

Equipo de Boca Juniors para enfrentar al Real Madrid. Photo by Neal Simpson/EMPICS via Getty Images.

Dirigido en aquella época por el gran Bianchi, comenta que es lo que aprendió de Carlos como entrenador: “La humildad, el respeto hacia el rival y el convencimiento que tiene para encarar todos los torneos. Si vos ganas al otro quizás ya te achanchas y eso no ocurría. El planificaba todo en torno a que no se duerman. Y que puede jugar cualquiera, vos siempre tenes que estar al 100%. Todos cuidábamos nuestros puestos y eso te llevaba a demostrar más, a que vos podes ser titular y se armaba una competitividad muy buena. Eso lograba Carlos, explotarte en el buen sentido”.

Era una época dorada para el xeneize, donde quizás no tenían tiempo para festejar cada triunfo, ya que la mentalidad estaba puesta en el siguiente objetivo “No podíamos festejar. Era solo esa noche y al otro día pensar en el siguiente. Carlos venía de ganar la copa del mundo y nos dijo ‘bueno muchachos festejen esta noche que volvemos a Argentina y tenemos el partido con San Lorenzo’. O sea, festejamos la copa del mundo una noche y después ya pensar en el torneo local. No teníamos tiempo, teníamos que cambiar el chip”.

 

28 Nov. 2000: Boca Juniors celebrate their victory after the 21st Toyota Cup European/South American Cup match between Boca Juniors and Real Madrid at the National Stadium, Tokyo, Japan. Mandatory Credit: Shaun Botterill/ALLSPORT

Ahora observando a lo lejos, puede disfrutar de aquellos partidos y de cada triunfo con más tranquilidad: “Recién ahora a la distancia podes recordarlo pero ya no es lo mismo. Ahora con esto de la cuarentena lo retro está a full y pude verme y disfrutar jugando. Me acuerdo de todo. Y eso que me fui de Boca hace 20 años y el cariño es como si me fuera retirado recién. Es bueno saber que nosotros con nuestro granito ayudamos al club”.

Además, el ex mediocampista Xeneize, analizó la actualidad del plantel: “Tienen muchos altibajos y se forma muy individual el equipo. Hay que buscar una regularidad con jugadores que anden 7 puntos y después que sobresalgan los que tienen que sobresalir. No se puede enfrentar con un equipo en el que solo 3 andan bien con los 11 del otro equipo”, comparando con el Boca de su época indica: “Por ejemplo, nosotros teníamos a Raúl o Chicho con una base de 6/7 puntos y después a Palermo con sus goles, Guille con su rebeldía y Román que el solo sabia que iba a hacer. Así se arma el quipo. Le falta eso”. Como punto positivo de la actualidad indica que: “La última levantada fue algo positivo. Hay jugadores que levantaron su nivel, como Tevez que se hizo mas protagonista e hizo goles importantes. Se han afianzado jugadores y han tomado protagonismo. Pero después de este parate, hay que ver que pasa. Yo creo que Tevez jugo para despedirse a lo grande en Boca o para demostrarle a Román que puede seguir 6 meses mas. Hay que ver como vuelve, si sigue en el mismo nivel”,  y como punto negativo, hablo de la mentalidad que deberían tener los jugadores a la hora de jugar un partido: “Boca por su gente tiene que ir en busca de todo, después si la ganamos o no es otro tema, pero tiene que jugar todo por igual. Tenes que prepararte para jugarle a todos los equipos igual, sea River o sea Ferro, con todo respeto, vos tenes que saber que sos Boca. Con esa mentalidad tienen que salir todos los partidos y es la que tienen que inculcarle. Sé que Román eso lo tiene en mente y no va a dejar que pase lo que pasó anteriormente. Junto con Miguel, ellos son los que tiene que volver a darle a Boca la gloria. No conformarse con lo que pasó, salimos campeones por sorpresa, pero nosotros tenemos que ser protagonistas”.

Jose Basualdo, Boca Juniors (Photo by Neal Simpson/EMPICS via Getty Images)

Disconforme con el mercado de pases que manejo Boca últimamente, opina: “Han traído muchos jugadores para experimento, para ver que pasa. Por ejemplo a Hurtado, Villa, Soldano, los trajeron para ver que pasa, porque eran jóvenes, porque eran apuestas. Pero no le damos importancia a los jugadores de inferiores. Con tantos que podían hacer experimentos se apostó traer jugadores jóvenes cuando ya teníamos jugadores en juveniles” y explica la importancia de darle la oportunidad a las inferiores del club: “Sino, ¿para qué están las juveniles? Fabricando chicos para venderlos. Boca tiene que ser todo producto Boca 100%. Es levantarle el ego a los profes de inferiores, que vienen trabajando y corrigiendo”.

También, dio su visión respecto a Riquelme como dirigente: “Román le puede dar mucho, porque todavía no se sacó el traje de jugador. Mientras mantenga esa postura va a ser alguien muy importante. Si son inteligentes los jugadores van a parar bien las antenas escucharlo y aprender todo lo que puedan. Tenemos que tener jugadores con hambre y que no piensen en Europa el día de mañana. Si estas en Boca tenes que pensar en Boca. Es el que te paga, que te convoca y te dió un contrato. Eso es lo que tienen que pensar los jugadores”.

Por su buena relación con Román, no descarta la posibilidad de trabajar para el club: “Obviamente voy a ir si me llama, primero porque es Boca, segundo porque es Román. En la posición que él crea que yo puedo ser útil para él y para Boca, ahí estaré. Eso no se duda, se va y se hace. Ahora hay mucha gente para los puestos que hay, yo soy paciente. Él sabe lo que yo puedo llegar a aportar, si me necesita, iré”. 

Por otra parte, también dio su parecer sobre la polémica comparación entre Marcelo Gallardo y Carlos Bianchi: “Vamos a aclarar ese tema, porque primero que es incomparable. No solo por lo que Carlos hizo en Boca sino que lo hizo en otros equipos también, cosa que Gallardo no lo hizo. Él no ganó ni una copa del mundo, Bianchi ganó tres. Torneos locales tampoco, Carlos ganó no se cuantos ya. Así que primero, partimos de esa base”.  Indica que el único punto de comparación es respecto a la importancia que cada uno dio a los juveniles, pero siguen siendo totalmente distintos: “Gallardo hace mucho lo que hacía Carlos, mirar a los chicos de inferiores. Esa es la única comparación que se le puede hacer con Bianchi, después nada más. Es imposible. Carlos era un señor, lo enfocaban y siempre estaba impecable. Gallardo esta gritando, pidiéndole a la gente que aliente. Eso Bianchi no lo tuvo que hacer nunca. Compárenlo con Ramón Díaz si quieren, pero imposible con Bianchi, no se puede comparar”.

Carlos Bianchi dialogando con José Basualdo en el entrenamiento de Boca Juniors.

Además de su excelente paso por Boca, el “Pepe” representó a la Argentina en el Mundial de 1990 y 1994, además de la Copa América de 1989 y 1993: “Un privilegio total representar a Argentina en un mundial, es lo mas lindo que le puede pasar a un jugador. No se puede explicar lo que significa usar la camiseta, el himno es especial, lo asumís de otra forma. Sabes que representas a 40 millones de argentinos. En lo futbolístico al ser convocado sabía que estaba haciendo bien las cosas, pero no quería decepcionar. Fue muy lindo y muy representativo, es la frutillita del postre de cada jugador”.

Recuerda la divertida anécdota sobre como fue convocado al Mundial que le tocó jugar: “En el ‘94 a Darío Franco lo quebraron y al otro día me llamaron a mi. Me cayó de rebote, yo estaba en otra, de boliche en boliche festejando el campeonato con Vélez, pero fui para allá. Es muy lindo, la camiseta de la selección supera todo en cuanto a vestimenta, es lo más lindo que hay. Tuve la suerte de estar en 2 Mundiales y 2 Copa América, fue muy lindo”.

Además, de compartir plantel con la figura de Maradona: “Era un privilegio tener a Diego 24 horas. Verlo haciendo malabares con la pelota era un privilegio. Nosotros caraduras queríamos hacer lo mismo y nos reíamos. Más que un pie, era una mano lo que tenía. Uno lo disfruta, teníamos campeones del mundo. Esto es disneylandia pensaba”.

José Basualdo. Photo by Buda Mendes /LatinContent via Getty Images.

Con toda esta experiencia, analizó la actualidad de la Selección Argentina: “Es una lastima, es un déficit gigante. La estamos pasando muy mal y no caen en cuenta. Están viviendo mucho en España y no se dan cuenta lo que quiere el hincha argentino, la historia te lo exige. Nosotros nos ponemos como candidatos, es por culpa nuestra también. No estamos haciendo los méritos para ganarla y no me gusta el cuerpo técnico que hay ahora en la selección, sino cambiamos la mentalidad la vamos a tener difícil”. Entiende que una de las claves para recuperar el plantel es volver a nuestra identidad y eliminar las individualidades: “Tenemos que sacar la identidad que teníamos antes, la identidad del futbol argentino: Si corremos o jugamos. Antes jugábamos, ahora corremos y vemos que pasa. Se creó mucho egoísmo en la Selección. Cuando esta todo mal la culpa es de Messi, cuando estamos con la soga al cuello decimos ‘Messi salvanos’ y no es así. Acá todos quieren ser la figura y eso no sirve. Está todo mal, no tenemos identidad, no tenemos dirigencia, no tenemos Cuerpo Técnico acorde. Estamos en una nebulosa. Si se puede, se puede y sino no importa, y no es así”.

La individualidad y la poca jerarquía del Cuerpo Técnico, son puntos que cree que se deben mejorar: “El técnico no tiene experiencia, ¿Qué les puede enseñar a los jugadores? Hay que darle jerarquía al Cuerpo Técnico. No tenemos identidad, parece que todo pasa por Messi. No puede solo, parece que todo es culpa de él y no es así. Tiene 10 compañeros, pero si esos 10 no hacen nada no se puede. La última imagen fue lamentable, la de Mascherano armando el equipo. Eso hacelo en el vestuario al menos, donde no hay cámaras”.

UNITED STATES – UNSPECIFIED: José Basualdo of Argentina looks on during the FIFA World Cup 1994, United States. Photo by Alessandro Sabattini/Getty Images

Con respecto a la situación actual que atravesamos debido al COVID-19, ve la vuelta del futbol como algo muy incierto: “Todavía no arreglamos los ascensos y descensos. No se sabe que se quiere hacer, los protocolos que hablan y no se entienden. Si tenes una AFA que no sabe como empezar a entrenar tampoco vamos a saber cómo ni cuándo vamos a jugar. Hay cosas ridículas, como en Alemania que no dejan festejar el gol cuando en una jugada se agarran de todos lados. Esas cosas  muestran que la FIFA no sabe nada, porque es así, la FIFA no sabe nada.  Tenemos un problema grande como para ver cómo va a empezar todo todavía”.

 

Redacción: Melissa Gil (@MeeliElizabeth)