“ELLA ESTÁ HECHA DEL MISMO MATERIAL DEL QUE ESTAN HECHOS LOS SUEÑOS”

Dicen que cada regla tiene su excepción, que no a todos les pasa lo de todos, que hay elegidos a los que las leyes terrenas no los alcanzan, que a los ojos comunes están hecha de materia simple, normal, conocida, pero que algo venido del cielo le da vida a esa masa de una manera única e irrepetible, y que la hace erguirse entre sus pares con una diferencia imposible de igualar.

Porque todos sabemos que ella a diferencia de todas las otras masas de cemento y hierros de la tierra, ella vive, tiene alma, tiene voz, ilumina, respira, late, siente, vibra y cobija, porque ella es la unión perfecta de la piedra y la sangre, del acero y la pasión, del pasto y la gloria.

Fue concebida para ser balcón desde los mortales miran a los elegidos gladiadores que lucha por los colores, en ese campo de marte con postes y redes, pero ella sabedora que solo un puñado de elegidos pueden habitar ese suelo, nos dio a los demás la posibilidad de que juntos, unidos en marcial coro, sumados a los mismos bombos y trompetas que acompañaron imperiales legiones, podamos sumarnos a esos once inmortales. Porque ella nos enseñó que desde afuera del césped, reunidos en su maternal regazo, desde ahí tambien podíamos jugar nuestro partido, y que cuando los de abajo decayeran un poco, los de arriba los levantaríamos con el tronar de nuestras gargantas.

Porque nos hizo la promesa eterna “griten todos, que nadie se calle ni un instante, los haré valer por multitudes, cada milímetro de mi cuerpo repicará hasta el infinito sus voces, porque uno retumbará por millones, serán una sola voz que desde mis tribunas bajarán con la furia de un tornado para arrasarlo todo, menos aquellos que estén protegidos por el azul y oro. Y esa voz tendrá un nombre y yo les digo se llamará la 12, porque ante su rugido el indómito león será cordero, porque su alarido guerrero recorrerá el mundo congelando al corazón mas valiente, porque los rivales temblarán cuando bajo su pies el terremoto de la pasión mueva el piso. y se quedaran hipnotizado ante el mágico momento se vuelva goma”. 

Porque es única e irrepetible, porque es carne y hormigón, porque entre ella y nosotros seremos solo uno, que ninguno de los afuera entenderá lo que sabemos los desde adentro, que nada en este mundo es capaz de destruirla, porque ella está hecha del mismo material del que están hechos los sueños,

Felices 80 años querida Bombonera

Profesor Horacio Zamudio . Boca de Selección