6 AÑOS SIN MAGIA

El domingo 11 de Mayo de 2014, no fue un día más para el hincha de Boca, ni tampoco para Juan Román Riquelme. Esa tarde de lluvia (¿lagrimas de despedida?) el 10 pisaba por ultima vez La Bombonera como jugador de Boca, cerrando un circulo virtuoso de 18 años siendo un jugador que ovacionado en su debut con la azul y oro en 1996 y una ovación cuando durante los 90 minutos de ese Boca 3 Lanus 1.

Su última victima fue el Lanús de los mellizos Barros Schelotto por la fecha 18 del torneo final de aquel año.

Dos asistencias y un caño, sin tocar la pelota, a Iván Marcone fueron sus últimas pinceladas. Carlos Bianchi, lo sacó de la cancha faltando cinco minutos y la cancha se vino abajo entre aplausos, gritos y lágrimas de emoción y tristeza. Una vez terminado el partido, Roman se fue revoleando la camiseta de Boca que le brindó la última gran ovación como jugador.

El torero, cansado de los destratos de una dirigencia que nunca lo quiso, jugó su último partido con la azul y oro en la Bombonera.

Argentinos Juniors, el club en el cual hizo gran parte de las inferiores lo tuvo por 4 meses y con sus goles y gambetas logró el ascenso a primera.

Cinco años después, decidió volver al club que ama; esta vez como dirigente de la mano de Amor Ameal y ya conquistó un título local.
Atrás quedaron los caños, los pases clínicos y los tiros libres perfectos que marcaron un antes y un después en la historia de Boca.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12