Eric Flor: “Es un placer representar a Boca”

Foto: Twitter oficial del básquet del Club Atlético Boca Juniors.

En un nuevo ciclo de entrevistas, Mundo Xeneize dialogó con Eric Flor, basquetbolista que se desempeña en la posición de escolta en Boca Juniors y ex Selección Argentina.
Eric, nacido el 10 de mayo de 1993 en Moreno, provincia de Buenos Aires, comenzó jugando en el club “Los Indios” de esta localidad, en los inicios de su adolescencia y con algunas lesiones en el medio: “A los 15 años me rompí el brazo colgándome de un aro de básquet, siempre fui inquieto, y a los 45 días estaba entrenándome otra vez”.

En el año 2011, Eric comenzó su carrera profesional jugando para la ciudad de Bragado en el Torneo Internacional del Ascenso (TNA): “A los 17 o 18 años plantee en mi casa que no quería hacer una carrera universitaria, sino que me quería dedicar al básquet. Cuando uno arranca es todo muy lindo los primeros días pero luego se da cuenta del sacrificio que es el trabajo”.

 

Su paso por Bragado lo llevó a jugar durante las temporadas 2012-2015 en Unión de Santa Fe, club que le sirvió de trampolín para ser fichado por San Lorenzo donde jugó la temporada 2015/2016 dirigido por Julio Lamas: “Todos los técnicos te dejan algo pero Julio Lamas es uno de los que más me marcó” afirma Flores.

Su breve paso por el club de Boedo lo impulsó a jugar las temporadas 2016-2018 en Quilmes de Mar del Plata donde experimentó un gran crecimiento hasta el punto de llegar a ganar el premio de jugador de mayor progreso en la temporada 2016-2017: “Quilmes fue una explosión en mi carrera. Sabía que iba a tener más explosión y participación en el equipo, fue una experiencia hermosa” sostiene.

Jugando en el equipo marplatense, Eric Flor se convirtió en el cuarto jugador de la historia al marcar 40 puntos o más en dos partidos consecutivos en play offs de la Liga.
Sus grandes rendimientos en Quilmes de Mar del Plata le permitieron ser convocado por Sergio Hernández a la selección nacional para jugar la Copa FIBA Américas del 2017.

 

“Sergio Hernández es un técnico que vive el día a día de forma muy intensa, es muy riguroso y exigente y tiene un muy buen manejo del grupo”, explica Eric, quien compartió el plantel con leyendas del básquet nacional como Facundo Campazzo y Luis Scola: “Son jugadores que marcan el ritmo del básquet a nivel mundial. Luis Scola es un jugador distinto y único en su forma de vivir el básquet, le aporta seriedad, unidad y objetivo común al grupo” sentencia Flor.

La pandemia del COVID-19 en el 2020 trastornó la realidad del planeta y obligó a la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 a los que Eric estaba convocado. Sin embargo, no pierde la ilusión de estar presente cuando se realice el próximo año:“El deseo de los juegos olímpicos está siempre, una vez que uno se pone la camiseta de Argentina no te la querés sacar más”.

Su paso por Quilmes de Mar del Plata y el salto a la selección nacional le brindaron la posibilidad de pasar a Boca Juniors en el 2018, club donde se desempeña actualmente: “Lo que me decidió a ir a Boca es el club como institución y la propuesta de armar un equipo protagonista y que consiguiera cosas importantes, esos desafíos me motivan mucho”.

Pese a tener un funcionamiento irregular en la última temporada, pero confía en el equipo Xeneize y sostiene: “Tenemos un equipo muy bueno y de primer nivel en todas las posiciones. En la Liga tenemos ganas de llegar más alto”.

El actual jugador Xeneize reconoce que sueña con pasar a una liga mejor pero, al mismo tiempo, afirma: “Es un placer representar a Boca y me gustaría seguir en el club”.
A pesar de su edad, apenas 26 años, aún le resta un largo camino en su carrera y piensa en lo que hará cuando se retire: “Me asusta pensar un poco en el día en que no juegue más. Disfruto mucho el deporte y el día que me retire me gustaría seguir ligado al básquet”.

Redacción: Matias Furlanetto (@mati_furlanetto)