Tatiana Rizzo: “Me fui enamorando de Boca”

En nuestro Instragram Live hablamos con Tatiana Rizzo, líbero de las Guerreras y ex Pantera. La jugadora se expresó en la situación que vive actualmente con la pandemia, comentó sus inicios en el deporte, su llegaba a Boca y puntualizó momentos que la marcaron en su carrera.

Tatiana busca mantener su tiempo ocupado: “En estos momentos estoy provechando para estudiar y entrenar. Con Boca trabajamos por zoom con el preparador físico. Son tres días con el club y tres con la Selección”.

En sus inicios por zona norte contó que: “Yo arranqué a jugar al vóley en un club de barrio en Vicente Lopez. Arranqué con mis hermanas, tenía siete años, me divertía porque iba con ellas y amigas. Cuando ese equipo se disolvió el entrenador que teníamos nos llevó a Banco Nación donde hice casi todas mis inferiores. En ese equipo tuve mi primera citación a la Selección, recién ahí fue que sentía que quería dedicarme al vóley. No fue que de chiquita quise dedicarme a esto sino fueron situaciones”.

Sobre ese llamado para representar a Argentina, comentó que cambió de posición: “Cuando llega la citación al club tenía 17 años. Yo en ese momento era receptor-punta, éramos 100 chicas pero iban a quedar 12. Empecé a entrenar de líbero y empecé a competir por ese puesto”. Uno de los retos más lindos que pudo tocarle fue participar de unas olimpiadas y expresa que: “Los Juegos Olímpicos fue algo increíble. Estar con Bolt, que me saqueé una foto, Nada…Ginobilli que es mi deportista favorito. Es un orgullo muy grande poder defender los colores de tu país, desde que escuchas el himno. Me sigue pasando y ya pasaron 15 años”.

 

En cuanto a su llegada a Boca dijo: “Nosotras con Banco Nación llegábamos a varias finales y nos cruzábamos en muchas con Boca. Cuando el club donde jugaba se empezó a disolver, Eduardo Allona nos llamó a Natalia Espinosa y a mí”. Luego de su paso por el club Xeneize estuvo dos años jugando en el exterior: “Me fui a jugar a Brasil. Es un nivel muy alto”. Posterior a esa experiencia retornó a Boca expresó como se siente en el club: “Estar en Boca es muy bueno, es un clima muy lindo de trabajo donde se entrena bien y estoy super contenta de estar acá”. Sobre el grupo confesó que: “Me llevo muy bien con Valentina Galiano, nos divertimos mucho dentro de la cancha. Con la ´Chuchu´ (Mariángeles Cossar), con todas tengo buena relación. Es bueno tener un grupo así”.

“Desde chiquita era hincha de Boca pero no fanática. Hace poco conocí la cancha. Me fui enamorando del club” afirmó Rizzo.

En la actual pelea que se encuentra el vóley femenino es dejar de ser una disciplina amateur: “Estamos en un momento que con una nueva clasificación olímpica podríamos dar un paso más. Quizás no nosotras pero si las nuevas generaciones puedan disfrutar de un vóley femenino profesional”.

El momento como Pantera más recuerda es: “Con la Selección el momento más emotivo fue la clasificación en Bariloche para ir a los Juegos Olímpicos. Fue un antes y un después en mi carrera. Con Boca todo torneo tiene algo especial”. Por otra parte, como Guerrera enumeró varios: “Con Boca todo torneo tiene algo que lo hace especial. La liga pasada que casi quedamos afuera en 4tos de final y después salimos campeonas. La final del metropolitano que le dimos vuelta un partido a Gimnasia y Esgrima de La Plata, eso cosas que solo tiene Boca”.

No deja de lado los partidos con River y la motivación que le genera disputar esos encuentros: “A mi lo que más me gusta de los superclásicos son los marcos que se generan. Ya sea en La Bombonerita o allá. Me motiva jugar con tanta gente sea a favor o en contra. La gente de Boca vive con mucha emoción esos partidos”. No comentó sus rituales personales antes de cada encuentro pero si reveló uno grupal:“Tengo una compañera que dice que las cabalas no se dicen. Si tenemos una en el equipo que es más un ritual donde en el vestuario nos abrazamos todos y gritamos muy fuerte”.

Entrevista en Instagram por Melissa Gil (@Meelielizabeth).
Nota para la página: Daniel Ibañez (@Dani9ibz).