EL CAMINO NO FUE FACIL

En épocas de hacer revisionismo como consecuencia de la cuarentena; los hinchas de Boca vía programas de archivo y redes sociales nos regodeamos con las finales épicas y los momentos de gloria que tuvo Boca en los Últimos veinte años; y claro está que en esas dos décadas las eras de Carlos Bianchi y Alfio Basile fueron determinantes en la rica historia del club de la Ribera.

La historia con final feliz de ambos ciclos la conocemos todos. El Virrey levantando copas en Brasil y en Japón y a Coco ganando cinco campeonatos en fila en 9 meses. Pero el arranque para ambos no fue fácil. Hasta estuvieron en discusión de hinchas y dirigentes no sólo ellos; sino también varios jugadores que luego escribieron páginas de gloria. Pero vayamos por ciclos.

Vamos a situarnos en la semana del 23 al 30 agosto del 98; más precisamente entre la tercera y cuarta fecha de aquel Apertura . Boca en la Bombonera la pasó muy mal con el Argentinos Juniors de Chiche Sosa.  En medio de los murmullos que provocadas por las malas decisiones de Óscar Córdoba; responsable de los dos tantos del Bicho; el primero del Polo Quinteros desde 35 metros y el segundo tras una salida en falso a cortar un centro, luego Martín Palermo convirtió dos tantos para igualar el encuentro y salvar el invicto. Una vez finalizado el encuentro Carlos Bianchi avisó en rueda de prensa que Oscar Córdoba iba a salir a la cancha para atajar en el Bosque contra el sorprendente Gimnasia de Timoteo Griguol. Siete días más tardes el colombiano fue la figura del partido. Hasta el viento se atajó. Pero claro Boca no pudo generar juego y las críticas cayeron en un muy joven Juan Román Riquelme al cual Bianchi sostuvo pese a las críticas de la prensa y fue parte de la columna vertebral de ese equipo que quedó en la historia grande.

Siete años más tarde, luego de la eliminación con tintes de papelón ante las Chivas; llegó el momento de Alfio Basile. Para los que no lo recuerdan, Coco llegó a Boca por medio de Diego Maradona que había sido nombrado como una especie de consejero; lo que hoy se conoce como asesor deportivo o manager.

El final de la eliminación contra Chivas de Guadalajara terminó en escandalo. 2005

Aquel Apertura 05 fue turbulento. Al equipo de Coco se lo criticó hasta ganando la Recopa ante Once Caldas en Manizales. Claro aquella noche se consagró pese a perder el partido por 2-1 y con dos hombres de más. En el medio de aquel título internacional se jugaron las primeras cinco fechas del campeonato local y Boca solamente había ganado en su debut ante Gimnasia de Jujuy por 4-1 en la cancha de San Lorenzo.

Tres empates seguidos con Central, Lanús e Instituto y la derrota entre semana por 3-2 ante el San Lorenzo de Gustavo Alfaro fueron un cóctel explosivo para el hincha que no dudó en colgar banderas en contra de Basile y en favor de Alfaro en la previa de aquel Boca – Argentinos de la fecha 6. Sino recuerdan el partido vayan a YouTube. La Bombonera era un manojo de nervios y fastidios hasta los 35 minutos del segundo tiempo que Palacio la cruzó ante la salida del arquero del bicho y marcó el 1-0 con el que Boca cortaba la racha sin victorias. Pero esperen eso no terminó ahí.

Tras la derrota con el San Lorenzo de Alfaro, los hinchas enojados con el Coca Basile colgaron esta bandera. Año 2005

Porque para principios de Noviembre y con las semifinales de la Copa Sudamericana ante la U Católica de Chile en el horizonte; el Xeneize con varios suplentes, ya que tenía jugadores convocados para la selección; entre ellos Abbondanzieri, Bilos y Palacio; empataba con Banfield y luego caía ante Colón y Arsenal de Sarandi.
Boca que estaba peleando el campeonato con Gimnasia en tres fechas veía como el Lobo se escapaba en la punta y nuevamente los hinchas se la agarraban con el entrenador. El 1-4 con el Arse en el Viaducto quedará en la memoria de todos por el intenso calor que hizo aquella tarde, la lluvia de cubitos de hielo que cayeron sobre la humanidad de Coco y su “Silenzio Stampa” una vez concluido el encuentro y ante el inminente arribo de los periodistas en el vestuario visitante. Tres días después y en Chile Boca vencía con gol de Schiavi a la U y se metía en la final donde lo esperaría Pumas de Mexico. El resto de la historia es conocida.

Cómo verán mis estimados lectores el lecho de rosas que recorrieron tanto Bianchi como Basile estuvo lleno de espinas e incertidumbre. ¿Qué hubiera sido de Boca si los dirigentes le hacían caso a algunos hinchas desesperados dé resultados y periodistas mal intencionados y le rescindían el contrato o les pedían la renuncia? Por suerte eso no pasó y ambos tuvieron finales felices y dejaron sus nombres en las vitrinas y los corazones boqueases.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12