AJUSTENCE LOS CINTURONES

El comunicado de los jugadores del Barcelona se la semana pasada, publicado por Messi en donde aceptan la a regañadientes la reducción de sus sueldos en 70%, para que puedan cobrar los empleados del club catalán en medio de la crisis sanitaria y económica por la pandemia mundial; nos obliga a transpolar la situación a nuestro querido club Boca Juniors.

Desde el 17 de marzo que se paró la pelota, no hay certezas cuando regresará el fútbol. La AFA no sabe cuándo, el presidente Alberto Fernández anunció que no será antes de junio; y CONMEBOL lo pospuso para después del 5 de mayo próximo como una fecha tentativa. A esta altura pensar en partidos en estadios con la presencia de público en lo que resta del año empieza a ser una utopía.

En un futuro cercano la televisión empezará a presionar a las ligas para que el fútbol regrese a la competición

Entonces ¿Cómo se sustentará la economía de Boca? Ya de por si la situación financiera que heredó Jorge Ameal por parte de Daniel Angelici no fue la esperada, se presenta el reto de gestionar en medio de un contexto mundial con economías que se verán afectadas severamente, con ingresos menores a los proyectados y con mercados empobrecidos pensando en futuras ventas de jugadores para fortalecer la tesorería de Brandsen 805.

Según el último presupuesto número 116, Boca destina cerca del 56% de su presupuesto al fútbol profesional. Los ingresos están conformados con el aporte de abonados y socios en 49%, 31% ingresos comerciales, aportes de televisión en un 7% y el 13% de distintas recaudaciones.

Pero ¿Qué pasará? cuando de un plumazo deje de ingresar el dinero de la televisión,la ecuación es simple, sin futbol no hay abonados al pack y sin abonados al pack no hay recaudación para pagarle a los clubes, en la misma sintonía los patrocinantes comerciales, Adidas, Qatar, Axion, seguramente intentarán renegociar contratos, si no hay televisión no hay exposición de su marca, finalmente los mercados internacionales de transferencia de jugadores también se verán afectados.

Se hará muy difícil mantener un equipo competitivo, los contratos del actual plantel son millonarios, por eso Ameal anunció que “a los empleados del club ya les pagamos porque tienen otra realidad. A los jugadores les vamos a presentar un plan considerable. A los que menos ganan habría que pagarles el sueldo completo y a los que más ganan, una parte”.

El socio (todas las categorías) y abonados serán nuevamente el principal sostén de la economía xeneize

El panorama pinta complejo, mientras el poder de la televisión no imponga el regreso de las competiciones, nacionales e internacionales; y siga el parate, el socio, (hablo de socios en todas sus categorías) y abonados deberán ponerse una vez al hombro la economía del club.

Pero, ¿cuál será la reacción de los jugadores cuando las ligas presionadas por el poder de la televisión obliguen al “señores hay que jugar si o si”?.

Gustavo Pereyra @gopereyra