MAS ALLÁ DE TODA EXPLICACIÓN

Esteban Baglietto, Alfredo Scarpatti, Santiago Sana y los hermanos, Teodoro y Juan Antonio, Farenga se les habrá cruzado por la cabeza lo que estarían por fundar ese 3 de abril en un banco de la Plaza Solis hace exactamente 115 años. Seguramente no.

Hoy Boca cumple 115 años, y créanme que es el mayor movimiento popular de la historia argentina y el cual abarca a todo tipo de clase social, religión e ideología política. Hace 115 años no se creó un equipo de fútbol más; se creó un estilo de vida.

Sería muy fácil para mí hacer una reseña de la historia boquense; de las victorias, las derrotas, las 69 vueltas olímpicas y las finales perdidas. Los partidos que quedaron en la historia y los ídolos que perdurarán por siempre en la memoria de los hinchas y de la mística de la Bombonera. Pero eso se lo dejaré a los portales y medios de comunicación que se encargan de sacar material del archivo. Yo trataré de desglosar y explicar la canción que por lejos describe al hincha de Boca y por supuesto que estás más que invitado a cantarla al final de la nota amigo lector.

“Bostero soy y Boca es la alegría de mi corazón” ¿Pero qué es exactamente ser Bostero? Ser bostero es levantarse siempre con la frente en alto, sabiendo que el próximo partido es una final; no dar nada por perdido y trabar de cabeza si es necesario para que salga bien la cosa. Es llevar con orgullo los colores sea cual fuere el último resultado obtenido o la campaña realizada. Todos los días, chicos y grandes, llevan el azul y oro consigo No hay ningún hincha de Boca en el mundo que no lleve el azul y oro encima. Siempre algo tiene que lo identifique como Bostero.

“Vos sos mi vida, vos la pasión. Más allá de toda explicación” No hay una explicación exacta de lo que se siente ser bostero si uno no lo expresa con hechos. Está más que claro que esta frase le cabe como anillo al dedo a todos aquellos que hemos hecho locuras, y las seguiremos haciendo, por Boca. Promesas, viajes, faltazos al trabajo y a la escuela o la facultad. Y hasta canceló salidas con la pareja y/o reuniones familiares casi impostergables. ¿Quién no se rajó antes del laburo para ir a la Bombonera un día de semana a las 3 de la tarde o se llevó la radio a la escuela para escuchar las finales por la intercontinental de los años 2000 y 2001. En lo personal podré contar estoy muy orgulloso que en infinidad de ocasiones marché antes del laburo o incluso falté a un parcial cuando aún cursaba el CBC de Abogacía para ver a Boca enfrentar a Unión Maracaibo por la Libertadores.
La frase que sigue es tan extensa como emblemática: “A mí no me interesa en qué cancha jugues. Local o visitante, yo tengo vengo a ver” Esto no es sólo una frase trillada. Boca mueve multitudes y esto es así. Se sabe en todo el planeta fútbol. Al hincha de Boca le puede faltar el pan o incluso la luz y el agua. Pero siempre va seguir al Xeneize. Para que tengan noción de lo que es el hincha de Boca. Para los partidos ante Real Madrid y Bayern Munich,, ambos partidos, jugados en Japón, a casi 20 mil kilómetros de distancia, y en medio de la crisis socioeconómica que padecía nuestro país; hasta allí se movilizaron más de 18 mil boquenses entre las dos ediciones. Es cierto, muchos hinchas que tiene Boca viviendo en distintas partes del mundo viajaron a Tokio. Pero solamente desde Argentina se movilizaron cerca de 12 mil hinchas. Con esto queda claro que Román tiene razón: “El hincha de Boca, está loco”.


Por último queda una frase que no es trillada en absoluto. “Ni la muerte nos va a separar. Desde el cielo te voy a alentar”. Es cierto en épocas donde se habla mucho de enfermedades y de fallecimientos no es muy grato contextualizarla; pero si se puede afirmar que Boca tiene mística propia. Esa mística que va más allá del inframundo y que ha permanecido a la largo de su existencia en generaciones de hinchas. El sentimiento se transmitió como el ADN y el apellido de generación en generación. Muchas veces hubo gente que se ha cambiado hasta el apelliido; pero el sentimiento heredado por Boca,, jamás.
Seguramente después de leer esta nota, amigo lector estás cantando la canción a los gritos y con mucho entusiasmo. y está perfecto que así sea. Porque no hay mejo forma de pasar éste momento de crisis sanitaria y encierro obligado; que demostrando nuestro amor y orgullo por Boca. Feliz cumpleaños viejo Boca vencedor. Por otros 115 años, otras 69 estrellas más; y por supuesto ningún descenso.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12