EL GLORIOSO REGRESO DE MIGUEL RUSSO

En un final para el infarto, Boca Juniors se quedó con la Superliga 2019/20 provocando el delirio de toda su gente dentro de La Bombonera y en las afueras.

Boca Juniors es campeón de la Superliga, un torneo plasmado de matices, de idas y vueltas, de puntos ganados pero otros perdidos, de regresos triunfales, de una consagración en la última fecha y quitándoselo de las manos al rival de toda la vida.

Pero esto no queda acá, el principal responsable de este festejo, de este sueño cumplido para la alegría de todo el pueblo bostero se llama Miguel Ángel Russo. Claro está que también hicieron su parte los ídolos del club como Juan Román Riquelme, Marcelo Delgado, entre otros.

No obstante es justo detenerse en el fino trabajo del técnico de Boca y todos sus ayudantes. Entre tantos puntos positivos cabe destacar la impronta que Miguel Ángel Russo pudo darle a sus dirigidos, el hambre de gloria en sus fieles inicios, el creer en uno mismo, en devolverle esa mirada salvaje como aquel animal que en la selva observa a su presa.

En recuperar a jugadores que poco rodaje habían tenido como Frank Fabra, Jorman Campuzano y Sebastián Villa. Siendo pilares en este Boca campeón.

Por demostrarle a Carlos Tévez que aún quedaba un capítulo más para escribir en su libro de épicas y consagraciones. Por confiar en Pol Fernández y que cuando muchos pedían a otros, Miguel Ángel Russo lo sostuvo siempre en la alineación titular.

Seguramente queden varios puntos por destacar porque esto es así, los festejos durarán un par de horas y pronto habrá que pensar en lo que viene. Porque como dijo el técnico campeón xeneize, Boca es así, un día estás festejando y al otro tenés que volver a jugar.

Lo cierto es que el fútbol es un juego, un deporte, pero una pasión que derriba todo tipo de barreras y hoy el grito de cada jugador, de cada integrante de la institución es el grito de todos sus hinchas, sus fieles e incomparables hinchas.

Después de aquella épica e histórica Copa Libertadores 2007, Miguel Ángel Russo volvió al club que tanto bien le hizo, regresó para poner a Boca donde se merece, retomó las riendas de un conjunto que venía golpeado y que necesitaba de una alegría la cual venía siendo un poco esquiva. Regresó el técnico que Boca estaba esperando y, por si fuera poco, con un campeonato bajo el brazo. Salud, campeón.

Lucas Cerrota (@CerrottaLucas)