SUPERLIGA DE MI VIDA

Y la fiesta fue completa nomás. En la vuelta de Diego al campo de juego de la Bombonera luego de 19 años; Boca, sin jugar bien, venció uno a cero al Lobo y gritó campeón.

Fue una película de emociones fuertes, de momentos de tensión, de drama y suspenso. Pasó de todo en esta última jornada del campeonato.

Boca empezó un punto abajo de River, luego estuvo en situación de desempate, pasó a ser segundo otra vez y recién se puso primero en la tabla a los 28 minutos del segundo tiempo por obra y gracia del balazo de Carlitos Tévez, que está en un momento soberbio. Mejor que en la temporada 2003 cuando era un pibe de 20 años y lo querían todos los equipos de Europa.

El partido es muy difícil de analizar. Me invade la alegría. Pero no podemos negar que el equipo jugó mal y a muchos jugadores se los vió muy nerviosos, igual y más que a los hinchas que llenaron de punta a punta la Bombonera.

En la previa de esta final de campeonato; el estadio por completo desde los vitalicios, que lo vieron jugar al mejor Maradona, hasta los más chicos que lo conocen por nombre y videos se emocionaron con el sentido y maravilloso homenaje que le brindó la dirigencia Xeneize a uno de los más grandes de la historia del fútbol mundial y, claro está, hincha de Boca.

Este título tiene varios artífices, el ya mencionado Carlos Tévez y, el técnico Miguel Ángel Russo. Que seguramente cuando asumió hace apenas sesenta días imaginó este escenario para finales de año; pero que logró hoy 7 de marzo porque les cambió la cabeza a todos los jugadores y les plasmó una idea claro de juego. Desde hace varias semanas se sabe a qué quiere jugar Boca. Puede no salir en algunos pasajes del juego, pero la idea está y trata de ser llevada a cabo. Miguel como pocos se merece esta alegría; porque le puso mucho huevo y se aferró a la vida; así como hoy Boca se aferró a la Superliga.

Son horas de mucha felicidad; les ganamos el campeonato a ellos, que se creen los mejores porque compraron arbitrajes y medios de comunicación durante estos últimos años. Al fin de cuentas hay cosas que con el dinero no alcanza. Cuando uno es gallina, es gallinas. Y Parafraseando a Diego Armando: “A River se le cayó la bombacha”

Federico Pérez Rivero
@FedePR12