LA COPA MEDIO LLENA

El arranque cuesta y esta edición no fue la excepción para Boca, que regresa de Venezuela con un punto en la valija, que si bien en la previa era bien recibido, por cómo se dio el partido, muchos hinchas y medios consideran que pudo haber conseguido el triunfo. Lo que no tienen en cuenta es que al Xeneize siempre le ha costado sumar de a tres en sus estrenos por Libertadores; incluso debutando de local.

En las últimas diez ediciones que disputó Boca, sólo consiguió ganar en su estreno en la edición 2015 cuando derrotó 2-0 al Palestino en Chile. De ahí en adelante sólo se dedicó a sumar empates en sus estrenos. En 2016 con Deportivo Cali, 2018 con Alianza Lima y el año pasado ante el Wilstermann boliviano.

Boca empató 0 a 0 con Deportivo Cali en el debut de la Copa Libertadores 2016

Y más atrás en el tiempo perdió como local ante el Toluca por 2-1 en la vuelta de Bianchi a la copa libertadores y un año antes empató en Barinas con el Zamora venezolano. Éste último encuentro muy recordado por el corto circuito que se generó entre Julio Falcioni y varios referentes del plantel en el vestuario post partido.

Los estrenos tampoco han sido fáciles para el club con más finales de América jugadas, aún en las temporadas que levantó la copa. En las ediciones 2000 y 2007, y en condición de visitante, perdió con el Blooming 1-0 y empató sin goles con el Bolivar respectivamente.

2015: en Barinas, Venezuela, el Boca de Julio Falcioni empató 0 a 0 con Zamora

Está más que claros que las estadísticas son números fríos, pero a veces marcan una tendencia o una historia. A Boca siempre le ha costado en demasía el inicio en la Libertadores, pero con el correr de las fechas se fue acomodando y llegando casi siempre a las últimas instancias. Sería una especie de Alemania en los mundiales.

Así que mis queridos lectores a no desesperar y confiar que la copa es larga y recién comienza. Empecemos a ver la copa media llena.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12