CON SABOR AGRIDULCE

Boca empató a 1 en su debut en la Libertadores. Russo resguardó muchos titulares de cara al partido del sábado frente a Gimnasia.

En la primera fecha del grupo H de la Libertadores Boca empató 1 a 1 con Caracas en Venezuela y vuelve a Buenos Aires con sensaciones encontradas. Por un lado, el equipo de Miguel Ángel Russo retorna al país con la tranquilidad de haber sido superior durante todo el encuentro y mereciendo mucho más de lo traído, a pesar de no haber jugado con mucho de sus titulares como Tevez, Salvio, Fabra o Campuzano.

El Xeneize mostró su dominio durante todo el partido con un gran despliegue de los pibes Capaldo y Obando. Russo se va tranquilo por el buen nivel de Wanchope Abila quien inauguró el marcador e incluso convirtió un segundo tanto que el árbitro Esteban Ostojich no convalidó por un supuesto offside del delantero.

Luego del partido, Abila afirmó “me siento bien físicamente, con respecto a mi trabajo, cuando uno la mete es importante y es más vistoso el trabajo que para eso estamos los delanteros” y sostuvo “le tenemos fe al campeonato, por eso lo peleamos hasta el final, porque los queremos ganar”. El lado negativo fue el empate del Caracas, que llegó a través de una pelota parada, producto de una falta de Marcone en el borde del área al promediar el segundo tiempo. Luego del empate, el equipo venezolano replegó sus líneas para resistir la arremetida del conjunto Xeneize que no logró romper el empate.

Respecto al desarrollo del partido, Nicolás Capaldo sostuvo “Vinimos a ganar, era un buen partido. Fue una lástima el tiro libre porque fuimos superiores, en una jugada aislada convierten el gol” y sentenció “Caracas buscó el empate y se conformaron con eso. Nosotros seguimos yendo para adelante”.

Con la victoria de Libertad de Paraguay frente a Atlético Nacional de Medellín 2 a 1 Boca quedó segundo en el grupo H. El Xeneize enfrentará al conjunto colombiano el próximo martes 10 de marzo en la Bombonera a las 21.30.
Periodista: Matías Furlanetto (@Mati_furlanetto)