FIN DE LA HISTORIA

Después de más de trece meses de espera, el TAS dio a conocer su fallo respecto a las sanciones que pedía Boca sobre River por los incidentes en la previa de la segunda final de la copa del 2018. El tribunal de justicia deportiva decidió que no se modificará el resultado deportivo y el equipo de Nuñez deberá jugar dos partidos a puertas cerradas en la presente edición de la Libertadores.

Fueron meses de incertidumbre, de especulación y sobre todo mucha espera. Daniel Angelici, ahora ex presidente de Boca, había contratado a un bufete de abogados españoles para que llevaran adelante el caso y lo mismo hizo Rodolfo D’ Onofrio por parte de River.

El fallo resuelve que no habrá modificaciones a nivel deportivo ni tampoco un resarcimiento económico en beneficio de Boca. River deberá jugar dos partidos en condición de local a puertas cerradas y ambas instituciones deberán pagar los costos y gastos por el litigio.

A nivel personal, sinceramente, era impensado que Boca fuera beneficiado de forma integra por el tribunal supremo de sanciones deportivas. Es más, sigo sosteniendo, que Boca no debió ir al TAS una vez que aceptó mudar la revancha a España una vez consumada la suspensión en el Monumental.
La única forma que Boca tenía como válida y justificada para llevar su caso a Suiza, era oponiéndose a disputar la revancha y atenerse a las fuertes amenazas y multas que exclamaba en ese momento la Conmebol.

Con el fallo del TAS se cierra un círculo y se da por terminado el capítulo más triste de la historia de Boca a nivel deportivo. Hora de mirar para adelante y confiar en lo que hagan el nuevo cuerpo técnico y la nueva comisión directiva.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12