PERO EL AMOR ES MAS FUERTE

El tridente conformado por Jorge Amor Ameal, Mario Pergolini y Román Riquelme, conducirán los destinos de nuestro club en los próximos cuatro años. El candidato del oficialismo, Christian Gribaudo, reconoció la derrota, pese a que aún no se había terminado de realizar el escrutinio definitivo. Los socios de Boca batieron un récord histórico para el fútbol sudamericano más de 38300 socios se presentaron para emitir su voto.

Pasaron ocho años, miles de días cargados de angustias y turbulencias. La montaña rusa a la que nos sometió Daniel Angelici y todo el aparato del oficialismo llegó a su fin.
El socio llevó su descontento de las tribunas a las urnas y le dice adiós a una de las peores conducciones a nivel deportivo que tuvo Boca y saca al macrismo de Brandsen 805 luego de 24 años de gobierno. Se acaba una era. Anoche culminó un proceso de ocho años por el cual Boca no debe volver a pasar nunca más.

Jorge Amor Ameal volverá a conducir el club de sus amores luego de ocho años.

El líder del frente Identidad Xeneize arrasó en la gran mayoría de la mesa de damas, ganó con gran comodidad en las de los socios activos y dió el batacazo imponiéndose también en la mesa de los socios del Exterior e Inferior. El oficialismo sólo ganó en la mesa de los vitalicios, aunque por una pequeña diferencia.

No hay dudas de que Román fue y es el motor de semejante acontecimiento en la vida de Boca. Por él y sólo por él macrisimo abandona el club luego de más de dos décadas, sino que además provocó una ola impresionante de electores. Respecto a la última elección el caudal de socios que se acercaron a las urnas pasó de 26 mil a 38 mil, números gigantes como lo es Boca.

La nueva conducción tomará las riendas del club a partir del viernes 13 de diciembre. Será el inicio de una nueva era en Boca. Ya se huele el aroma de cambio en la Bombonera.

Riquelme vuelve a Boca gracias a Ameal y a Pergolini que lo esperaron con paciencia y al socio que nunca lo olvidó.

Parafraseando a la mítica canción de Tanguito: A Boca le habían robado el corazón y le habían lavado la cabeza. Pero el amor es más fuerte.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12