EL DEDO DE ARMANDO, EL MALETIN DE MINGO Y EL CAJÓN DE HERMINIO

Corría el año 1983, y en Boca Juniors literalmente no había un cobre, sumada a que La Bombonera estaba clausurada por el fatídico incidente de la bengala contra Racing, el plantel que ya no era el dream team del 81, los resultados futbolísticos eran pobres, y los  jugadores confrontando a la dirigencia por el tema sueldos. El caos se avecinaba.

LA ESTRELLA 15

Para entender como el club entró en un tobogán debemos contextualizar no solo el momento social sino también económico que atravesaba la argentina gobernada por la dictadura militar, el ministro de economía Martinez De Hoz había comenzado una devaluación de la moneda. Para cuando Martín Benito Noel derrotó a Armando en las elecciones de 1980, el club no estaba floreciente desde lo económico estaba ordenado, pero con un equipo ya desgastado.

Por esta razón podemos catalogar a aquel campeonato Metropolitano 1981 como una victoria pírrica, porque para lograr una victoria inmediata, irresponsablemente Noel había incorporado a Diego Maradona a préstamo (por 2.5 millones de dólares),  también a Miguel Angel Brindisi, a Carlos Morete, Ariel Krasouski, Osvaldo Pichi Escudero y Marcelo Trobbiani todos con contratos en la moneda estadounidense. También dolarizó otros contratos, como los de Ruggeri y Gareca.

Y si bien, Boca sumó una estrella el escudo, pero con un peso devaluado a finales de ese año en un 225% frente al dólar, ya había renunciado Martinez de Hoz, lo reemplazaba Lorenzo Sigaut (el de la frase “el que apuesta al dolar pierde”) el club quedó hipotecado y lleno de reclamos judiciales por incumplimientos.

EL DEDO DE ARMANDO,  EL MILLON DE MINGO Y EL CAJÓN DE HERMINIO

〈¹〉 En medio de esta crisis del 83′, con el país encaminado hacia el regreso a la democracia, Alberto J. Armando reaparece en escena, imposibilitado económicamente de hacerse cargo del club, “el puma” acuerda con su gente que quien ponga un millón de dólares para afrontar el pasivo será su candidato a presidente. El vicepresidente de Noel, Domingo Corigliano asegura tenerlo.

Alberto José Armando. Presidente de Boca entre 1954 y 1955, y desde el año 1960 al 1980; durante sus años de presidente se obtuvieron varios títulos, entre ellos dos Copa Libertadores de América y una Copa Intercontinental

El problema es que en realidad Corigliano no tiene ese “palo verde”, el millón es una promesa del sindicalista de la UOM, Herminio Iglesias, candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires por el Justicialismo.

¿Quién podría imaginar que el peronismo iba a perder una elección en la provincia?

Pero Herminio Iglesias, en el cierre de la campaña del peronismo en la 9 de julio frente a 2.000.000 de personas se envalentona, enfervorizado quema una corona con un ataúd rojo y blanco que son colores de la Unión Cívica Radical. Para muchos, esto inclina la balanza a favor de la UCR, y el 30 de octubre de 1983, Raúl Alfonsín gana la presidencia de la nación y Armendáriz la provincia.

Para cuándo Domingo Corigliano gana la presidencia xeneize el 11 de diciembre de 1983, ya la promesa del millón se había convertido en cenizas como como la corona y el cajón de Herminio.

Vendrán los tiempos de crisis política, de las huelgas de jugadores, la salida de Ruggeri y Gareca a River, el pedido de quiebra, la Bombonera clausurada por peligro de derrumbe y con pedido de remate, camisetas con numeros pintados con fibrones, la gira europea con una goleada del Barcelona 9 a 1, y la sensación de que Boca podía desaparecer.

Gustavo Pereyra @gopereyra

Fuentes: (1) El Tonto y Los sabios de Federico Polack

Una victoria pírrica es aquella que se consigue con muchas pérdidas en el bando aparentemente o tácticamente vencedor, de modo que incluso tal victoria puede terminar siendo desfavorable para dicho bando