ZONA DE PROMESAS

Esta hermosa canción escrita por Gustavo Cerati le cabe como anillo al dedo al proceso que estamos atravesando los hinchas. Rezos, a gusto de todas las religiones, y promesas que parecen difícil de cumplir llegado el momento. Todo vale para mantener la llama de la esperanza encendida.

Estamos a menos de 48 horas para el inicio del desquite en la Bombonera entre Boca y River. La serie está cuesta arriba para el Xeneize; no sólo debe levantar 0-2 de la ida, sino que el equipo no logra convencer al cuerpo técnico y a los hinchas. Pero algo me dice que no está todo perdido, la Bombonera ha sido escenario de grandes epopeyas a lo largo de toda su historia y la camiseta azul y oro es sinónimo de hazaña. A eso hay que aferrarse y soñar con dar el golpe en casa.

Mientras Alfaro define el equipo que saldrá a la cancha a dar la cara y la vida por el pase a la final y la reivindicación de la historia; desde millones de hogares nos ilusionamos con poner las cosas en su lugar de una buena vez por todas.

Nadie más que nosotros, los hinchas, nos merecemos un triunfo ante River por copa; como a los que nos tenían acostumbrados hasta principios de siglo. Personalmente me trato de convencer de que es posible el milagro de dar vuelta la serie. Recuerdo videos de épocas gloriosas y me moviliza el imaginar que alguno de los integrantes del plantel se vista de héroe y emule a Martín Palermo, a Román Riquelme, al Patrón Bermúdez u Oscar Córdoba, entre otros.

Me inquieta imaginar cómo será el partido, me entusiasma mucho crear en mi inconsciente distintos vaivénes que pueda tener el encuentro y la explosión que habrá en nuestra casa cuando el equipo salga al campo de juego. Nosotros también tendremos que jugar nuestro propio partido y no dejar de alentar, aún en el mayor momento de sosobra o desencanto. Nosotros no somos ellos, jamás atentamos contra nuestra casa, y no debemos hacerlo tampoco este martes. Alentemos, dejemos la garganta en cada rincón del estadio, confiemos. La revancha tarda en llegar, estemos seguros que al final nuestra ilusión y el trabajo del plantel tendrá su recompensa.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12