SERÁ UNA QUIMERA

Boca, que jugó con mayoría de suplentes pensando en la revancha del martes ante River; perdió con la Academia uno a cero como local y dejó el invicto luego de diez fechas.
El equipo jugó muy mal y el nivel de algunos titulares, que saltaron a la cancha para igualar el juego, fue tan malo que preocupa. El panorama pensando en lo que se viene es oscuro.

Peor no se puede llegar a la revancha por el pase a la final. El equipo dió pena y por momentos el hincha se mostró fastidioso con las decisiones que tomaron distintos jugadores.
Los centrales, que marcaron mano a mano toda la noche, la pasaron pésimo con la dupla ofensiva que fomaron Licha López y Churri Cristaldo. El accionar de Fabbra y Alonso en el gol de Zaracho es inentendible. Uno no cerró y el otro no fue a cubrir el bache que dejó su compañero.

Los cambios ofensivos tampoco dieron sus frutos. Alfaro junto a Mac Allister con Bebelo y Zárate y ni así se logró claridad. El ex Vélez terminó todas las jugadas mal y a Soldano no le quedó ninguna clara de frente al arco. Imaginen la falta de fútbol y de confianza que tuvo el equipo esta noche, que el más seguro y claro con la pelota en los pies fue Esteban Andrada.

Es muy difícil tener algo de confianza de cara al 22 de octubre. Es más ya me es difícil pensar en que se pueda mantener la punta del campeonato de acá a fin de año. La moral parece estár por el piso y obtener resultados positivos ya parece una quimera.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12