BAJÓ UN CAMBIO

Un empate que debió ser victoria por ineficacia propia, récord  de Andrada frenado, un gol anulado por invento de Herrera, pero el Falcon sigue en camino invicto. La Bombonera dejó claro nuevamente que Boca nunca juega solo, por ende, “No teme luchar”, .. VAMOS POR TI, GASHINA!!!

Noche de concierto en la Bombonera  previo a copa, el Falcon de Alfaro frente a la Lepra de Kudelka que teme al descenso Niveles altos y entrega homogénea que le dan un muy auspicioso respiro al mundo Boca
Primer tiempo muy movido, sin dominador claro, con una altísima presión en zona 1 de cancha, donde el xeneize dictó cátedra de cómo salir jugando colectivamente. Salvo Fabra en par de ocasiones, Boca no daba titubeos, muy a pesar de que, en velocidad, los de Kudelka tenían luz verde ara ir al límite en lo físico. Cacciabuhe sucumbió ante las exigencias en un desgarro y dos caidas de Izquierdoz y Campuzano parecían encender las alarmas en Alfaro, que tenía en vista el regreso de Zárate y Ábila en cancha, buscando movilidad y confianza de cara al martes…pero hoy es hoy!!! Un once que apeló al movimiento y traslado práctico del balón, aderezado con relevos oportunos de líneas, daba a la hinchada un espectáculo de entrega en los “suplentes”, a tres días de la llave de ida por copa.

Tras un momento de juego ríspido, derivó un córner que consigue una intervención letal de Izquierdoz, al suelo y bote alto, sólido y balón adentro, grito de gol bostero en media hora del partido para poner las cosas en su lugar. Mientras, movidos por Maxi Rodríguez, la Lepra buscaba retomar el protagonismo a marca y presión. Lema y Albertengo siendo los sujetos a marcar, terminan dándole un pase a la Fiera Maxi, Boca descompuesto en defensa y hasta Andrada intentó y dudó, Maxi intentó y no….nada, no pasa nada..macumba y el arco nuestro en cero!!!!

Andrada, ya dueño del record de Navarro Montoya, nos hizo temblar en una caída dentro del área, pesadamente sobre su hombro izquierdo. Nadie, ni dentro o fuera de la cancha, está para sobresaltos así..

Ya para el complemento,  se viene el negro Hurtado a la cancha, al banquillo wanchope, ready para el martes!!! merecía el apache jugar en el 2T. De arranque, una sociedad tremenda entre Zárate y Obando, de excelente rendimiento en cada juego que entró. Mauro conducción, perseguido hasta por 5 jugadores, como en grandes fotos de los colosos 10 de la historia xeneize.

Boca desequilibrando a placer con los cambios de ritmo, rompiendo y saliendo por las bandas, Villa y Fabra sostenidos por un mediocampo sacrificado, hacían rebozar de confianza a cada jugador. Mauro salió aplaudidísimo, muy buen rendimiento en su regreso, otro ready para el martes, y el ingreso del apache hacían coro excepcional en toda la cancha. Newell’s completamente sumido en un desconcierto, apostaron por cambios en punta buscando de encontrar a alguien en algún pase largo.

Boca en lo suyo, modo fierce, Tévez a labores de conducción y empuje, Villa y Buffarini mostrando ganas de jugar el martes, Hurtado con confianza presionando las salidas, una hinchada que hace estallar la cancha, no por una goleada, sino por una entrega colectiva fidedigna de un equipo compacto, ante un conjunto rosarino que mira de reojo el descenso.

Más allá de bajar un poco dos cambios tras el min 27, Boca se defendía con sobriedad y firmeza ante estériles avances de Vítolo y el ex funebrero Salinas. El xeneize maniataba cualquier posibilidad de asociación o destello de ingenio en el rival, todo compacto, todo obra de Alfaro entendiendo a sus dirigidos.

Pero bueno, pasó… Boca perdonó varias y un juvenil recién ingresado, Insaurralde, frenó el cero en el arco de Andrada en 35 del complemento, en un breve momento de relajación, cosa que no se puede tomar en los partidos siguientes. Rugido inmediato de toda la hinchada a falta de 8 minutos para ganar el partido, Kudelka encendido le gritó de todo al 4to árbitro y terminó expulsado, llovían los ingredientes para meterle presión a un partido que, a priori, no parecía tener. Más allá de marcar en todos los juegos de superliga, Newell’s veía como un logro estupendo no perder en esta cancha, decidió el mismo plan físico del primer tiempo para cerrarle el arco al xeneize.

En la jugada final, Hurtado, a pura voluntad fue a cabecearle al arquero Aguerre, le ganó el salto y el negro paisano fue agarrado por el guardameta y un defensor, a pesar de eso lograba empujar la pelota a la red, y tras una polémica eternidad, el árbitro Darío Herrera cobró una inexistente falta en ataque. Veamos si sale en las polémicas, o acaso mirarán para otro lado los medios “antiBoca”.

Ya fue, empate que debió ser victoria porque Boca dominó con voluntad pero sin puntería, se descuidó y cobró de contra. Seguimos invictos y punteros. Ahora si, todo el amor, sudor, sangre, furia y corazón a la copa Se viene el primero de semis, y Boca va!

HAY QUE JUGAR, CARAJO!!!