FLOR DE ACTUACIÓN

En el comienzo de la primavera; Boca se floreó en el Nuevo Gasómetro y derrotó a San Lorenzo por dos tantos contra cero, para sostenerse en la punta del campeonato y posibilitando que Andrada siga haciendo historia.

¿Paternidad? Contra este Boca no hay números que lo pongan incómodo. Hoy el Falcon Sprint volvió a pasar por arriba al Ciclón, de la misma forma que hace seis meses cuando lo goleó en.La Bombonera. Boca cortó el circuito de juego de su rival , de la misma forma que lo había hecho ante River hace tres semanas. Y créanme que eso no es ser mezquino o un equipo chico; todo lo contrario. Hoy Boca hizo que el equipo chico sea San Lorenzo. Podían seguir jugando hasta mañana y el ciclón no le iba a poder marcar nni un gol. Y esto va más allá de la seguridad que brinda Andrada y sus casi mil minutos de valla invicta. Hoy el tándem Marcone- Capaldo brilló en el medio y allí empezó a gestarse el triunfo. Lisandro López, fue un caudillo en el fondo y abrió el resultado con un cabezazo a lo Patrón Bermúdez. Imaginamos que se lo habrá dedicado a su suegro Marcelo…
Hubiera sido tremendamente injusto que Boca se vaya en tablas al entretiempo, porque fue el único que propuso y generó chances claras de gol en los primeros 45 minutos.

Ya en el complemento, con el resultado a su favor y los ingresos de Carlitos Tevez y Toto Salvio; el equipo se soltó aún más y con un San Lorenzo, envalentonado en ataque y sin ideas, aparecieron los espacios para matar el partido. Ian Hurtado, ya en tiempo de descuento líquidó el partido con una sutil definición ante la salida desesperante de Nicolás Navarro.

Boca ganó el clásico porque fue el que más propuso y metió cuando el partido lo pidió. Redujo al equipo local a una expresión diminuta y el resultado, aún contundente cómo fué, quedó chico. La diferencia pudo haber sido mayor, pero Boca le hizo precio de Primavera al elenco de Pizzi.

Mención especial para Bebelo Reynoso y Alexis Mac Allister, que fueron los disyuntores para generar fútbol y darle mayor frescura al ataque boquense esta tarde.

El xeneize empezó a tomarse el gusto de ganar con frecuencia en el Pedro Bidegain. De los últimos cuatro enfrentamientos en Bajo Flores, el Xeneize ganó tres y empató uno. Y, en épocas donde mandan las estadísticas y la historia se debe contar completa; Boca achicó a uno el historial con San Lorenzo. Claro, contando todos los partidos jugados por campeonatos de Primera División desde 1915, año que se enfrentaron por primera vez hasta la fecha.

Actuaciones como las de hoy, hacen entusiasmar a todos. Hoy el equipo fue sólido en todas sus líneas y nunca se hipotecó el resultado del partido. Jugando así se puede soñar con algo más que la presente de la Superliga.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12