HOY ES EL DÍA PARA EMPEZAR

Hoy desde las 17 horas en el Monumental el Boca de Lechuga Alfaro busca mantener la punta del campeonato ante River, en el primero de los tres superclásico que se vienen de aquí al 23 de octubre.

Llegó el momento de comenzar a poner las cosas en su lugar. ¿Están listos?

Pasaron ocho meses y veintidós días de aquella final, que nunca debió jugarse, en España. Ellos y nosotros nos volvemos a ver las caras. Otra vez en el barrio de Núñez, donde debió jugarse aquella final el pasado 24 de noviembre y sus hinchas lo impidieron.

Ellos creen que estamos muertos, se equivocan estamos vivos y nos queman las ganas de revancha. Nosotros cambiamos, ya no somos los mismos.

Desde que supe que habría otra vez un superclásico por Copa Libertadores, no logro pensar en otra cosa, que no sea en estos tres partidos que se vienen. El de hoy por Superliga, no es uno más. Este también importa y mucho.

Créanme que el de hoy tiene que ser la piedra fundacional de algo groso. Desde el jueves que pienso en cada uno de ustedes, los jugadores; pienso en sus gestos, sus miradas, sus deseos, sus ganas, sus miedos, sus ansiedades. Todos estamos pasando por los mismos estados, así que es normal que ustedes también los atraviesen porque ustedes también quieren formar parte de la historia grande de Boca; yo estoy convencido que es así.
También pienso en Alfaro, que tendrá su primer superclásico desde que es técnico de Boca. Reflexiono sobre cómo parará el equipo, sus decisiones tácticas, sus cambios, su lectura sobre las distintas variantes del juego.

Cierro los ojos y vuelvo a pensar en nosotros, los hinchas; que jugamos nuestro propio partido, el de las cábalas, los sueños, las angustias, los nervios y las promesas. Nosotros más que nada ni nadie merecemos una alegría grande como la que da ganar no sólo un superclásico, sino también lograr una clasificación a una final de Copa Libertadores ante ellos, como supimos disfrutar en las ediciones 2000 y 2004.

En el comienzo del año todos esperamos tener una vez más la chance de volver a tenerlos en frente y demostrar de qué estamos hechos. A cada paso el Falcon Sprint de Lechuga fue avanzando y sin pensarlo uno a uno todos nos fuimos subiendo. El camino fue largo y un tanto turbulento. Pero ya estamos acá. A pocos kilómetros de Santiago de Chile y a 270 minutos de volver a ser el viejo Boca vencedor. Hoy es el día para empezar. ¿Están listos?

Fede Pérez Rivero
@FedePR12