ANDRADA + 10

Boca igualó sin goles ante River en su visita al Monumental pura y exclusivamente por obra y gracia de su arquero que atajó todo lo que patearon. Gustavo Alfaro planteó un esquema mezquino que se dedicó a aguantar los embates riverplatenses y apelar a una contra o una pelota parada.

Durante más de 83 minutos, el equipo local fue quien más intentó y tuvo la tenencia de la pelota. Boca se sostuvo en el gran momento que está teniendo la Sabandija y apostó a un guiño del destino que deje a Jan Hurtado o Franco Soldano mano a mano en alguna contra aislada o un pelotazo al área por medio de una pelota parada.

Defensivamente podríamos decir que el plan de Lechuga salió a la perfección. Boca salió airoso de su visita de riesgo a territorio adversario. Pero no es lo que deberia hacer, a priori, en el doble duelo de semifinales, si es que quiere lastimar a River y llegar con chances de clasificación cuando sea el desquite en la Bombonera. Jugando así, será muy difícil sacar un buen resultado el 1/10.

Fede Pérez Rivero
@FedePR12