SEMI AVERIADO

Boca igualó sin goles ante Liga de Quito y avanzó a semifinales de la Copa Libertadores donde espera por Cerro Porteño o River.
Gustavo Alfaro, pese a la ventaja de tres goles a cero, decidió poner títulares y en el complemento Salvio y Abila salieron con molestias.

Fue un partido en el que no se jugó bien, pero se mantuvo la diferencia obtenida en estadio Casa Blanca hace siete días.
Sin embargo el Xeneize tuvo las chances más claras como para ganar también el desquite y aumentar la diferencia en el resultado global.

Durante los primeros cuarenta y cinco minutos el equipo trató de generar peligro por la banda derecha con las constantes subidas del chico Weigandt en combinación con Alexis Mac Allister y Carlitos Tevez.
Lisandro López y Wanchope Abila tuvieron dos chances claras en sus respectivas cabezas pero fallaron.

En el complemento con Tévez como conductor del equipo, el ataque fluyó más por el centro y por allí llegaron otras dos chances de gol. Una en los pies del propio Apache que apiló rivales como en sus mejores épocas y estrelló la pelota contra el travesaño y posteriormente Franco Soldano, que había ingresado por el lesionado Abila, recibió una habitación perfecta de Carlitos, pero se apuró y su remate se fue mordido lejos del arco visitante.

La mala noticia de la jornada fue la salida del partido por lesión de los jugadores Eduardo Salvio y Ramón Abila. Ambos con lesiones musculares, que prácticamente los sacan del partido ante River del próximo domingo por la quinta jornada de la actual Superliga. Lisandro López y Nico Capaldo también mostraron señas de estar tocados en algunos pasajes del encuentro de esta noche y ambos son duda también para el superclásico.

Lamentablemente hoy Lechuga se equivocó. Arriesgó soldados fundamentales para la batalla del Monumental en un partido casi intrascendente como el de esta noche, dado la abultada diferencia conseguida en Ecuador.

Veremos quienes serán los reemplazos para los caídos en esta noche copera. Y cómo llegan los tocados. No hay dudas de que hay un sabor agridulce en una nueva claudicación boquense.
Boca pasó de ronda, pero está semi averiado.

Fede Pérez Rivero
@fedepr12