PERDÓN BOCA

Te pido disculpas Boca, el ataque de furia no es con vos, no es con los colores. Vos no tenes la culpa de lo que te hicieron.

Demasiado daño te hicimos entre todos para que me la agarre con tus colores. Vos, Boca Juniors, no sos culpable de nada y al mismo tiempo sos la única víctima de todo este descalabro histórico. Los responsables somos varios. Primero nosotros, los hinchas/socios que no supimos votar en su momento y que en gran parte aplaude a jugadores sin historia en el club por declaraciones vacías de contenido hecha en los medios o las redes sociales y los ovacionamos en la Bombonera por jugadas aisladas de un partido de más de noventa minutos o la primera fecha de un campeonato de 25 o 30 fechas.

Es culpa de los jugadores que vienen vistiendo la azul y oro con desfachatez. Sin pergamino encima para merecer semejante honor y se creen que por tunearse con la de Boca se convierten en Rockstar que pueden hacer lo que quieran y serán despojados de cualquier pecado por subir una foto en Instagram o facebook para la tribuna o hacer goles contra equipos de segunda o tercera línea de la liga local o Copa Libertadores. A la historia del club no le sirve 4 goles al incipiente Jorge Wilstermann de Bolivia o al poderoso Deportes Tolima ce Colombia si luego cuando hay que enfrentarse a River o pisar el Maracaná de Río no levantan la pata o se pierden dos goles abajo del arco. Francamente la ecuación no resulta cuando pasa esto y la balanza se inclina en contra de la historia de Boca. El hincha al jugador le debe exigir siempre, porque así lo demanda la historia del club. No hay que tener vergüenza o miedo de recriminar o reprocharles sus acciones dentro del campo de juego porque los jugadores cobran un sueldo por jugar en nuestro club. No vienen gratis o de onda No nos confundamos muchachos, ellos vienen a ganar guita y luego saltar a Europa. Y gracias a esta camiseta logran fama y prestigio. El único que sufre y disfruta al máximo cada resultado que obtiene el equipo es el hincha.

Los dirigentes tienen un porcentaje importante de responsabilidad en este momento tan delicado.
De nada sirve mostrar los balances con superávit cuando en la cancha la dignidad futbolística del club se va al lado del palo del arco rival.
El Superávit del que tanto se enorgullece la actual comisión directiva no debe ser un logro, ni siquiera un mérito. Que las cuentas den saldo positivo con los recursos que tiene Boca debe ser una obligación.
¿Cuando vieron a un grupo de hinchas dar una vuelta olímpica porque los números y las finanzas dan bien?
Es cierto que los que hacen los goles en el terreno de juego los hacen los jugadores, pero la comisión directiva actual cometió varios errores que atentaron contra las aspiraciones de Boca dentro de la cancha. Dejarse poner arbitrajes tendenciosos y potencialmente dañinos para el interés deportivo del equipo y las expectativas del hincha.
Poco peso en decisiones decisivas dentro de las asociaciones a las que Boca está afiliado; ya sea AFA, Superliga y Conmebol.
Pero sobretodo porque es sistemática la falta de respeto a los símbolos del club empezando por querer jubilar la Bombonera, con todo lo que representa y significa nuestra cancha para el hincha y para Boca en si. Boca es la Bombonera y la Bombonera es Boca. Y eso es un legado que va más allá de cualquier dirigente o simpatizante azul y oro. También se dejaron modificar de forma Inescrupulosa los modelos de camiseta por parte de la empresa que viste al club. En ningún momento de la historia Boca lució un color rosa flúor o violeta Los colores de Boca son Azul y Oro. Nada más.

La política de medios también es un déficit en este último tiempo. Acá la culpa es compartida. Los dirigentes que no marcan la cancha y no bajan línea a los grandes medios que de forma abusiva remarcan todo lo negativo y sí no hay algo malo para contar de Boca lo asocian a otros hechos extra futbolísticos y lo maxifican o lo que es peor inventan rumores.
Los jugadores que les dan nota a los medios claramente Anti Boca y los hinchas que los consumimos y dejamos de lado a los medios partidarios que siempre van con la verdad y hacen su trabajo muchas veces poniendo dinero de su bolsillo para seguir al equipo a todos lados sin pedir nada a cambio, sin siquiera preocuparse por el rating o la cantidad de lectores.

Todos nosotros en mayor y en menor medida somos responsables de este daño que está sufriendo el club. Perdón Boca por agarrármela con vos post derrota en Córdoba. Vos no tenes la culpa de todo esto. La culpa es de las cuatro pilares que te deben sostener. Ojalá que estás líneas funcionen para que todos reflexionemos, tiremos todos por y para el bien de Boca y dejemos de dañar su nombre, su imagen y su historia.

Federico Pérez Rivero
@FedePR12