UN MODELO PARA ARMAR

Foto Maxi Failla

Pero nunca para desarmar… No, no estoy entonando el estribillo del tema “Un Misil en mi Placard” de Soda Stereo. Estoy describiendo el dilema que tiene en su cabeza Lechuga Alfaro para enfrentar a Tigre en la final de la Copa Superliga de éste domingo. ¿Línea de cinco  o repite el esquema utilizado en las semifinales con Capaldo y Campuzano en el medio?

Las salidas obligadas del primer equipo de Iván Marcone y Naithan Nández son el punto central de la ecuación que debe resolver el entrenador boquense para poder armar el equipo que saldrá al campo de juego del Mario Kémpes.  Sus ausencias son más sensibles en lo anímico que en lo futbolístico en sí; ya que el uruguayo en su afán por demostrar esa estirpe combativa que lo caracteriza, muchas veces se comporta de forma desordenada y descompensa al mediocampo. Marcone, quien debería ser el que le dé ese toque de distinción en el medio estuvo teniendo más pierna fuerte que primer pase en los últimos encuentros. De todas formas quienes lo reemplacen tienen características muy similares. El colombiano Campuzano tiene una característica similar a Nández pero se contiene más a la hora de tener que ir al ataque. Por su parte el pibe Capaldo tiene una mejor visión del juego y decide bien a la hora de dar un primer pase o pasar al ataque.

¿Pero qué hacer en defensa para repeler a éste Tigre sensación de Pipo Gorosito? La línea de cinco con Buffarini, López, Izquierdoz, Alonso y Más funcionó a medias con Vélez en La Boca porque Esteban Andrada terminó siendo la figura esa noche luego de tapar varios mano a mano.  Si el esquema de esa noche se repitiera los extremos a utilizar en Córdoba; a priori serían Zárate y Pavón deberán hacer un gran despliegue por las bandas y ello conllevaría en un gran desgaste físico para ambos, teniendo en cuenta que habrá alargue en caso de igualdad en los noventa minutos y eso puede llegar a ser determinante para los planes de Boca y de Alfaro.

¿Línea de cinco  o repite el esquema utilizado en las semifinales con Capaldo y Campuzano en el medio?

La otra alternativa para la finalísima ante el Matador sería utilizar el esquema 4-2-3-1 que se utilizó para los partidos frente a Argentinos tanto en La Paternal como en la Bombonera.  Con el tándem Capaldo-Campuzano reemplazando a la sociedad Nández-Marcone en el medio y soltando a los cuatro atacantes (Pavón- Tévez – Zárate y más adelante Pipa Benedetto)

Lechuga Alfaro sabe que es la última bala de su Boca en éste semestre y para él no existe otra connotación que no sea la victoria. 5-2-3 o 4-2-3-1  El sistema y los nombres que salen y entran no deben diferir en la actitud del equipo para esta nueva final.  Ya se lo dijo a los hinchas en el día de ayer cuando se acercó a firmar remeras y sacarse fotos con los hinchas que fueron a brindarle apoyo y cariño al plantel y al cuerpo técnico.  “El Domingo vamos a ganar A LO BOCA”

Federico Pérez Rivero

@FedePR12